Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica

El clan, crítica

ElclanCinevive

Por Carlos Meneses

 Asuntos de familia

La familia es el órgano que existe fuera de nuestro cuerpo, una parte viva que calza nuestra identidad y construye cimientos en nuestro futuro. El hogar es ese espacio íntimo que restringe el mundo en cajones, unos grandes, otros pequeños, algunos lujosos, otros simples; y sin importar aquello que los caracterice, hogar es siempre el terruño en el que se puede “ser” sin más.  El hogar congrega a la familia en un ritual ancestral. Generaciones comparten en un mismo tiempo y espacio lo que  suena en las venas, la tradición de la sangre, y entorno a una mesa, se construye  un microuniverso familiar a través de sus oraciones, secretos, alientos y silencios.

En cada familia, la sangre tiene un llamado y el hogar una historia, y en esta cíclica deconstrucción, hay hogares en los que la sangre llama al delito. Inspirada en hechos reales y relatada en un thriller con rasgos de documental, El clan de Pablo Trapero, nos cuenta la historia de un hogar argentino y los que en ella habitan, una familia que, en medio de la convencional apariencia de cada uno de sus integrantes, oculta un terrible quehacer. Bienvenidos a la pieza del Clan Puccio.

Corre la década de 1980 en Argentina, allí radican los Puccio, una familia que a pesar de su aparente normalidad, extorsiona, secuestra y asesina de la manera más fría y despiadada. Arquímedes (Guillermo Francella), líder del clan y patriarca de la familia Puccio, opera junto a su hijo Alejandro (Peter Lanzani), un popular jugador de rugby que aprovecha su fama para cubrir los hábitos criminales de su familia. Padres e hijos comparten el secreto, siendo cómplices en mayor o menor medida y disfrutando de los turbios ingresos que el negocio familiar genera. Un documento de la vida pública argentina y la impunidad presente en el entorno posterior a la última dictadura de aquel país.

El clan continúa, a su manera, con la línea discursiva establecida en películas latinoamericanas recientes, tales como El secreto de sus ojos (2009), Relatos Salvajes (2014) y El club (2015), donde a partir de la generalidad de un escenario socio-político decadente, los actores sociales representan en la particularidad de unos cuantos, la fuerte crisis moral y cívica de nuestros tiempos. El relato de la violencia, es el relato de estas expresiones de cine latinoamericano, representado en esta ocasión en el enfermizo amor fraterno de los Puccio y la fría pero dominante presencia patriarcal de Arquímides, la figura paterna con voz de mando y el terrible peso de desafiar su autoridad en el seno familiar.

Trapero viste de manera extraordinaria su historia, a partir de una fotografía simple pero bastante efectiva, donde lo más vistoso de la cinta lo pone el certero fluir de los planos y la capacidad expresiva de la cámara. A lo largo de la cinta, Julián Apezteguia encuentra siempre emplazamientos y movimientos afortunados para su cámara y la intención de la escena, por lo que la capacidad expresiva de las imágenes, complementada con la interpretación de cada uno de los miembros del elenco (mención especial a Guillermo Francella), completa una película visualmente atractiva.

Llama la atención el montaje musicalizado en algunas de las secuencias más crudas de la película, donde la violencia expuesta en el encuadre, se redimensiona a partir del contrapunto establecido por una música cálida y en extremo jovial. ¿Será que la violencia es un juego? ¿Estamos demasiado tentados a jugar a ser Dios? Es posible. Desafortunadamente, la elección del soundtrack se siente distante, pues la totalidad de los temas seleccionados suenan a un febril sueño de verano norteamericano, y no a una convulsa argentina de los 80’s, por lo que algún tema en castellano se agradecería.

En la elección y disposición final del relato, la estructura no lineal de su narrativa no es necesariamente afortunada. La decisión de romper una narrativa línea, desafía la inmersión en la historia familiar, en una película que se agita como un mar picado y testarudo, iniciando con fuerza y rompiendo con una intensidad semejante, generando algunos momentos sino innecesarios, si prescindibles en el  desarrollo del filme. Al final,  la película desprende para un epílogo que complejiza el conflicto de todas las relaciones en el entorno familiar de los Puccio, para concluir con un golpe seco.

La historia es demandante, además de atractiva. Es cierto, la realidad supera la ficción, sin embargo, El clan carece de la capacidad de ir más allá de emocionar, pues no basta con producir sólo sorpresa, falta repulsión y una sensación de vértigo en la boca del estómago, por lo que la cinta se queda a medio camino y con ganas de ensuciarse las manos para alcanzar la intensidad necesaria.

Lavar la sangre y seguir sin mirar atrás, sin remordimientos ni culpas. En El clan la posibilidad de elegir, radica en decidir lo que se quiere ser  y desterrar la marca que surca en los profundo de las venas. Lo único que no podemos cambiar, es la familia en la que nos tocó vivir, estará siempre ahí, acompañando los terrible o bondadosos secretos que cada familia oculta y que sólo en ese pequeño círculo relucen con naturaleza propia. ¿Qué motiva repetir los pasos del padre? ¿Por qué vivir en el deseo del otro? No hay respuesta clara, son asuntos de familia.

El cine no te crea ni te destruye, ¡te transforma!

El clan, Argentina, 2015. Dirección: Pablo Trapero. Guión: Pablo Trapero. Fotografía: Julián Apezteguia. Música: Sebastián Escofet. Actuación: Guillermo Francella, Peter Lanzani, Inés Popovich, Gastón Cocchiarale, Giselle Motta, Franco Masini, Antonia Bengoechea y Gabo Correa. Duración: 110 min.

Seguir a @Carlos_Men27

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s