Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica Estrenos

Las elegidas, crítica

LaselegidasCinevive

Por Carlos Meneses

Nunca una estrella brilla tanto como antes de morir

La realidad es apabullante, tanto que incluso la ficción más elevada puede quedarse corta frente a ella. Basta con abrir los diarios, escuchar la conversación de un par de desconocidos, asomarse fuera de la caja y reflexionar el drama cotidiano. Hay una capa delgada que teje discretamente lo convencional, se percibe como ese “algo” que está en el ambiente, una carga de fatalidad, impunidad y abuso, con su correspondiente indignación y molestia en la contraparte.

Apropiando esta carga y siguiendo la tendencia en una buena parte del cine mexicano de los últimos años, David Pablos presenta Las Elegidas, una cinta que insiste en las repercusiones del crimen organizado en la frontera norte de México, tomando como tema la trata de blancasLas Elegidas  no necesita valerse de ficción alguna para ser la versión “light” de una realidad que se cae a pedazos y que, hasta el momento, parece irreversible.

Tijuana, México. Sofía (Nancy Talamantes) y Ulises (Óscar Torres) gozan de un amor que ante todo, parece inocente y encantador, uno de esos amores de juventud que sintetizan el tiempo en la cercanía del cuerpo y la risa. Desafortunadamente para Sofía y Ulises, su amor cruza transversalmente con un oscuro secreto en la familia de él. Impunes, el padre y hermano mayor de Ulises se dedican a embaucar adolescentes para introducirlas en un mundo de violencia, donde son víctimas de explotación sexual. Sofía cae en la red a pesar de la nula aprobación de Ulises, que increpa a su padre sin poder obtener algo más que una breve e indignante solución. La condición para que Sofía deje aquella vida de horror y vejación, es que Ulises enamore a otra chica y la entregue a su padre en lugar de Sofía. Un oscuro proceso comienza. Sofía desde la penumbra de cuatro paredes blancas. Ulises desde la misión fatídica producto de una oscura promesa.

Pablos nos presenta un tema que impacta, conmueve, estremece en la más honda indignación. A partir de un tópico tan delicado como la explotación sexual, de la que son víctimas miles de niñas, jóvenes y mujeres, el director plantea una cinta reveladora en la variedad de sus aspectos, empezando por el tratamiento de la historia y culminando en la estructuración del relato, donde la metáfora sugiere e invita al espectador para que llene los espacios vacíos y defina la magnitud pertinente de lo que podría ser visto, pero, hábilmente, se oculta a pesar de su notoriedad.

Destaca también el entorno, donde grandes planos generales desnudan a la ciudad de Tijuana, a la vez que la describen como paraje, donde lo árido de sus días es apenas comparable con la crudeza de las historias que se viven dentro de sus calles, vecindades y espacios particulares.

Presenciamos una cinta llena de claroscuros, donde una constante dicotomía encarna al blanco y negro, la oscuridad y la luz, la ligereza y la pesadez. Así, respetando esta serie de conceptos diametralmente opuestos, la película avanza y toca los bordes, presentando en su desarrollo una gran variedad de grises cada vez más oscuros, donde la fatal travesía nos lleva de la suavidad a la dureza.

El blanco representa la pureza, la inocencia… lo que, por incorruptible, se escapa como un destello. Sofía representa al blanco. El negro representa la oscuridad, el agravio… lo que es tan insoportable que no logra llegar a las palabras, las imágenes. Ulises representa al negro. Ulises es de piel morena, regio como la roca, la mirada firme, con un cuerpo joven pero curtido. Sofía es un ángel, bella en su esencia, de una hipnotizante mirada esmeralda, cabellos dorados, todo enmarcado en un rostro grácil, indulgente como pocos.

Sofía y Ulises disfrutan en la virtud del amor. Se miran mientras guardan silencio, rodeados del ladrar de los perros, el bullicio y el estruendoso circular de los espacios abiertos, donde una voz a la distancia se convierte en cercano susurro. Una luz blanca los baña, los abraza en una atmósfera cálida. Desafortunadamente para Sofía y Ulises, la luz cegadora se volverá oscuridad infinita. ¿Cómo reconocer al que amas cuándo su silueta se pierde en la sombras?

La película es la terrible historia de un amor forzado al límite por la contingencia, donde la crudeza de los factores externos, conducen la sucesión de eventos hasta una desalentadora conclusión. Es una película violenta a la vez que sutil, cosa que se agradece en un momento del cine nacional, donde las cruentas muestras de violencia requerían alternativa en su representación.

Mientras la violencia psicológica taladra; la puesta en pantalla de la violencia física es resuelta con gestos estilísticos como la elipsis y el indicio; además de operaciones de montaje de gran valor, donde el diseño sonoro y la imagen, conjugan una experiencia completa, apostando por sugerir en lugar de mostrar. Véase la representación de los actos sexuales en los que participa Sofía, como una muestra de ello y la tremenda desolación que la escena comunica.

Las Elegidas de David Pablos es una película fresca, terrible en la naturaleza que inspira su conflicto, valiosa en su realización. Se cierra un círculo; cuando todo comienza el blanco domina el cuadro, sin embargo, así como el momento más oscuro de la noche anuncia el amanecer, el rayo de luz cegador puede predecir la muerte de un estrella, degradándose lento hasta la penumbra y eventualmente la desaparición. Nunca una estrella brilla tanto como antes de morir.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

Las elegidas, México, Francia, 2015. Dirección: David Pablos. Guión: David Pablos. (Inspirada en un guión de Jorge Volpi). Fotografía: Carolina Costa. Actuación: Nancy Talamantes, Oscar Torres, Leidi Gutierrez, José Santillán Cabuto y Edward Conrad. Festival de Cannes 2015. Selección Oficial “Un Certain Regard”. Duración: 105 min.

 

Anuncios

One comment

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s