Cinevive Colaboran Crítica En corto Ernesto Rizo

Esclava, crítica

EsclavaCinevive

Por Ernesto Rizo

Oscuro México oscuro

El hombre es un ser racional. Esa característica se supone nos aleja de la bestialidad que define a los demás animales que habitan el mundo. Hay, sin embargo, múltiples muestras de que la racionalidad parece ser una cualidad que suele desaparecer con una facilidad apabullante. Somos tan violentos en ocasiones que nos comportamos peor que las bestias: nos destruimos a nosotros mismos sin el menor resquicio de piedad y esa característica que supuestamente nos hace diferentes: racionalidad.

Realidad.

México es un país sumido en la violencia desde sus orígenes. Pero hablando de nuestros tiempos, es un país sumido en la violencia en contra de un grupo social particular, aminorado en su significación y condición social e histórica: las mujeres. Y nos enfocamos en las mujeres por el tema de Esclava, pero no olvidemos que no es el único sector poblacional que sufre de violencia en este país.

Cada día las estadísticas de muertas y desaparecidas nos caen sobre las espaldas como lozas y las llevamos cargando mientras caminamos en un desierto cuya arena además quema los pies. Y no hay oasis cerca. No hay esperanza. La violencia mexicana en contra de las mujeres ha pasado a ser un cúmulo de adjetivos que no pueden terminar de describirla: irracional, sórdida, aplastante, terrorífica, oscura, negra, negrísima…

Ficción.

Clarísimo, en cambio, se fotografía el cortometraje en el que Amat Escalante nos retrata la historia de una muchacha que es seducida por un muchacho, justo en ese momento en que está desencantada por la vida y por los maltratos que sufre por parte de su familia. El chico le promete un bonito futuro cuando se casen, pero dicha promesa termina en un infierno. Esclava es un retrato crudo de uno de los temas más preocupantes de nuestro tiempo: la trata. Muy en la línea temática de Las Elegidas (David Pablos, 2015), pero separado del tratamiento estético de aquella y vuelto más hacia lo gráfico de la violencia incontenible que se ejerce sobre nuestra protagonista, el cortometraje no hace sino provocar una sensación realmente desoladora. Somos bestias.

Realidad y ficción.

El cine es el arte que puede volver delgadísima, casi imperceptible, la línea divisoria entre la ficción y la realidad. Este trabajo de Escalante es muestra digna de ello. Es además una muestra de que el cine, en uno de sus múltiples aspectos, cumple una función social. Una función que consiste es ser el reflejo de las condiciones de un lugar y un tiempo determinado, por muy atroz que sea. Lo retratado en Esclava es la crudísima realidad que atraviesa México, así que, además de poseer excelentes cualidades técnicas, este trabajo cumple una muy plausible función de denuncia y reclamo social.

¡Viva el cine!

¡Basta ya!

Conozcan la iniciativa BASTA MX.

Pueden ver el cortometraje desde YouTube:

Esclava, México, 2015. Dirección: Amat Escalante. Guión: Gabriel Reyes, Elena García González y Amat Escalante. Reparto: Natalia Guzmán, Donovan Torres. Fotografía: Martín Escalante. Duración: 13 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s