Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica En corto

El buzo, crítica

ElbuzoCinevive

Por Carlos Meneses

Entre la oscuridad, te verás

Julio César Cú Cámara es uno de los pocos buzos en el mundo calificado para el buceo y exploración de aguas negras. Actualmente se desempeña como jefe del equipo de buceo del drenaje de la Ciudad de México, en el que se ocupa de reparar bombas y retirar la basura de los canales, para permitir que las aguas negras drenen fuera de la ciudad, evitando lo que podría resultar en un caos insostenible para los gobernantes y pobladores de una de la urbes más grandes del mundo. Retomando la rutina de Julio César y sus impresiones acerca de su quehacer cotidiano, El buzo, de Esteban Arrangoiz, nos presenta a un hombre cuya identidad y labor resultan invisibles, en un documental directo que, en su sentido más amplio, construye la historia de cómo la labor de un sólo hombre puede hace funcionar una ciudad.

Formalmente, nos encontramos con una fotografía pulcra, que retrata no para embellecer, sino para presentar y exhibir los rincones de la ciudad de que difícilmente podríamos mirar de otro modo. A partir de esta mirada conocemos, parcialmente, a Julio César, un hombre pintoresco y dicharachero, consciente de la importancia de su labor, a pesar de vivir en el anonimato que involucra el invaluable servicio que realiza para todos los habitantes de la ciudad. Así, entre las imágenes que nos presentan la dificultad de su trabajo y el testimonio, a veces situado a cuadro, otras tanto haciendo uso de la voz off, Julio César deja de ser un hombre común, para terminar siendo un personaje y, en esa construcción, la caracterización del mismo se queda corta. El único individuo que se interna en las entrañas de nuestra megalópolis, debe tener más y mejores historias que contarnos, lo que termina por hacer falta en el desarrollo del documental.

Es cierto, existe un muy interesante ejercicio que invita al espectador a trazar desde la imaginación, todo aquello que Julio César encuentra en la absoluta oscuridad del drenaje profundo, representado hábilmente con la utilización de una pantalla negra, que nos recuerda que la ausencia también posee cualidades expresivas. Hasta ahí lo destacable de sus valores formales, que comulgan para construir una narración ágil, sin embargo es su contenido y los puntos que pueden trazarse a partir de su temática, los que resultan de gran valía, además de una enorme actualidad, potencializando el alcance del documental de Arrangoiz.

Si bien El buzo nos presenta al hombre y su labor como el elemento central de la narración, son todos los temas que circulan en la periferia de su oficio, los que terminan por generar un cortometraje documental que excede su aparente simpleza. El buzo se sumerge casi cotidianamente en nuestra basura, resolviendo los inconvenientes  que nuestra falta de conciencia y educación, generan en el drenaje profundo de la Ciudad de México. Acomodados a las facilidades de la vida moderna, nuestra capacidad de imaginar pasa por alto la complejidad que implica, en una ciudad colosal como es nuestra sobrepoblada y caótica urbe capitalina, “mantener la ciudad a flote”, a pesar de las toneladas de basura que diariamente produce nuestra dinámica de consumo y desperdicio, una que no parece detenerse y a la que muy pocos, aparentemente, estamos dispuestos a renunciar.

Nos encanta llegar a “nuestra casa” y verla limpia, aunque eso signifique esconder la basura debajo del tapete o, en este caso, arrojar nuestros desperdicios al drenaje profundo. Debajo de nosotros, ocultos, corren nuestros desechos, todo eso que nos causó una satisfacción inmediata y luego terminó por sobrarnos. Fluyen en la penumbra, como si no estuviera ahí, como si no fuera preocupante el enorme daño ambiental que generamos, como si, muy a la usanza de las prácticas demagógicas en México, lo mejor fuera hacernos de la vista gorda e ignorar todo lo que resulta incómodo o termina por evidenciar las falencias que existen en muchas de los procesos e Instituciones de nuestro país y, sin ir más lejos, en las prácticas cotidianas de todos los que cohabitamos la Ciudad de México. Es en esta profundidad que el documental se enriquece, pues la hondura de la problemática que exhibe, se equipara con la de los conductos que conducen los desechos que cotidianamente producimos, protagonistas encubiertos de esta historia. Lo que se oculta en nosotros, igualmente nos pertenece. Entre la oscuridad, te verás.

Pueden ver el cortometraje documental, acá. Parte de la sección Gratis MX de Filminlatino.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

El buzo, México, 2015. Dirección: Esteban Arrangoiz. Guión: Esteban Arrangoiz y Mariana Rodríguez. Fotografía: Martín Molina. Música: Juan Felipe Waller. Reparto: Julio César Cú Cámara. Nominado a Mejor cortometraje documental en los Premios Ariel 2016. Duración: 16 min.

 

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s