Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica

La era de hielo: Choque de mundos, crítica

Laeradehielo:ChoquededosmundosCinevive

Por Carlos Meneses

Cero grados de originalidad

En el año 2002, el cine de animación norteamericano entregó una cinta encantadora, con personajes carismáticos y entrañables a la vez, disfuncionales en todo sentido, pero con una química inigualable. Me refiero a La era de hielo (2002), una historia que nos remontó a la época glacial de la prehistoria para conocer a un mamut, un perezoso y un tigre dientes de sable, y sus peripecias al tratar de cuidar un bebé humano extraviado por su familia, en una película bien equilibrada entre la comedia y el cine de aventura. De aquella cinta han pasado ya 14 años y tres secuelas, para situarnos en la más reciente aventura de aquella peculiar pandilla, que con el paso de los años y las producciones, ha crecido en número, pero, desafortunadamente, no en calidad, al presentarnos la quinta entrega de su saga, La era de hielo: Choque de mundos.

La  aventura  comienza cuando la obsesiva búsqueda de bellotas por parte de Scratch, acaba provocando accidentalmente, que un asteroide se  dirija a la Tierra, amenazando con acabar con todos  los mamíferos que habitan la faz del planeta. Ante la eventual contingencia, Sid (John Leguizamo), Manny (Ray Romano), Diego (Denis Leary) y el resto de integrantes de la manada, tendrán que embarcarse en un viaje inigualable para tratar de impedir la coalición de aquella roca espacial que amenaza sus vidas.

Con el pasar de los años y la cintas, la idea que originalmente hacía de la saga una propuesta inteligente y muy agradable, se ha desgastado, pues el elemento que enganchaba a la taquilla con la historia, ha perdido fuerza, agotando el argumento de un grupo de inadaptados que, a pesar de sus enormes diferencias, biológicas y de personalidad, se complementaban desarrollando una amistad infranqueable. Desde que el director, Mike Thurmeier, se hizo cargo de la historia a partir de su tercera entrega, la calidad de las cintas ha caído gradualmente, tocando fondo en ésta, su última propuesta, que termina por ser desastrosa, perdiendo todo el encanto que desbordaba en los inicios de esta franquicia.

La era de hielo: Choque de mundos, está repleta de situaciones absurdas, que se superponen en un destino trágico, pues mientras la película avanza entre la exageración y las escasas y disimuladas risas, lo que uno espera es que termine, y no sólo la película, sino también la saga, una que con el pasar de las escenas, se siente cada vez más forzada, dejando un muy amargo sabor de boca.

El terrible tedio que la cinta desarrolla, puede expresarse perfectamente aprovechando el poco oportuno título de la película en su traducción al español, con un argumento que se vuelve chocante a los pocos minutos de haber empezado. Aunque, los personajes siguen siendo los mismos y buscan construir momentos divertidos, sus esfuerzos resultan en vano, pues la gran parte de sus intervenciones cómicas, terminan por sentirse forzadas. En su  conjunto, lo anterior construye una trama desestructurada, que nunca llega a concretarse como una unidad, por el  contario, refleja una terrible falta de armonía, problema que deriva del guión escrito por Michael BergAubrey SolomonMichael J. Wilson, al no poder generar cohesión entre las partes que conforman el filme.

Además, el mensaje o enseñanza que todas sus antecesoras construían, algunas de mejor forma que otras, aquí se siente frío y es que son tantos los personajes y la pretensión de la película por brindarle importancia a cada uno de sus conflictos, que termina por dejar a medio camino cualquier clase de empatía. Eso sin mencionar que el conflicto central, un descabellado y absurdo desastre planetario con proporciones interestelares, resulta por completo endeble desde su motivación, una que ya es un clásico de la saga, con las constantes apariciones de Scratch y sus desventuras persiguiendo una bellota, lo que más que cómico, resulta perjudicial para la vitalidad y el ritmo en su desarrrollo.

Sus escuetas virtudes se encuentran en su animación, agradable a la vista, además de muy bien lograda hasta el mínimo detalle, lo que de no concretarse, considerando, el amplio presupuesto destinado a estas cintas, sería catastrófico. Lo más destacado, son los pequeños homenajes, aprovechando el argumento interplanetario que existe dentro de la trama, a obras esenciales con temática espacial, como 2001: Una odisea del espacio (Kubrick, 1968), Armageddon (Michael Bay, 1998), o la popular serie de televisión Cosmos, con un tributo a Neil deGrasse Tyson.

En fin, La era de hielo: Choque de mundos, es clara muestra de que hay ideas que es mejor dejar morir, pues persistir en ellas sin la determinación de ofrecer en cada entrega, un producto novedoso y atractivo para el público, resulta en películas que son una pérdida de tiempo, pues no proponen nada y, lo que es aún más lamentable, no entretienen, siendo la razón trascendental detrás de su realización. Un desastre de película que congela cualquier posibilidad de pensar en una nueva entrega, aunque, nunca se sabe, pues si la taquilla la acepta, el monstruoso apetito de la industria dará continuidad a una franquicia con cero grados de originalidad.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

Ice Age: Collision Course, Estados Unidos, 2016. Dirección: Mike Thurmeier y Galen T. Chu. Guión:  Michael Berg, Aubrey Solomon y Michael J. Wilson. Fotografía: Renato Falcão. Música: John Debney. Voces: John Leguizamo, Ray Romano, Denis Leary, Queen Latifah y Simon Pegg. Duración: 94 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s