Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica En corto

Tobías, crítica

tobias_cinevive

Por Carlos Meneses

Un balón del tamaño del mundo

Relata Eduardo Galeano que cuando un periodista le preguntó a la teóloga alemana, Dorothee Solle, cómo le explicaría a un niño lo que es la felicidad, ésta se limitó a responderle, “no se lo explicaría, le tiraría una pelota para que jugara”. Es innegable, muchos de los momentos más divertidos de la infancia conllevan, en el recuerdo, un balón de por medio. Aquel objeto esférico que nos remite al juego durante nuestra niñez, es una figura multiusos, que igual puede ser pateada en un tiro penal, arrojada a un adversario jugando quemados o lanzada dentro de un aro buscando encestar una canasta, y es que una pelota, desde la mirada infantil, es un mundo de posibilidades inagotables. Para Tobías, un niño triqui de apenas nueve años, el balón de basquetbol es mucho más que un juego, es la posibilidad de conocer el mundo persiguiendo sus sueños.

En el 2013, la mirada pública se interesó esporádicamente en un grupo de niños sensacionales, todos basquetbolistas, todos oaxaqueños de nacimiento, todos oriundos del pueblo Triqui, que llamaron la atención por sus cualidades en el deporte ráfaga y la peculiaridad de practicarlo descalzos. Un par de años después, Tobías y sus compañeros de equipo, viajan a Barcelona para jugar en el torneo de mini baloncesto internacional, una experiencia que para él y sus amigos supone un choque cultural impresionante. Discurriendo entre su viaje por Barcelona y la realidad de su hogar, una remota comunidad  en las montañas, Tobías nos alienta a perseguir nuestros objetivos, a la vez que nos permite internarnos en su mundo.

El documental de Francisca D’Acosta¸ directora, guionista y fotógrafa del mismo, nos presenta una mirada cercana y atenta, que a partir del punto de vista de Tobías, nos permite conocer los anhelos de nuestro personaje central, mientras parte de su hogar para aventurarse y descubrir un mundo que es por completo ajeno al suyo. D’Acosta consigue, a partir de los motivos que retrata y la estructura del documental, comunicarnos el asombro y la fascinación de Tobías al conocer una nueva cultura, mientras contrasta la realidad de las montañas de Oaxaca, uno  de los estado de la República Mexicana con mayor cantidad de municipios en extrema pobreza, y la de una urbe cosmopolita, como lo es Barcelona.

Historias como la de Tobías y sus compañeros de equipo, son un bálsamo contra la incredulidad y el pesimismo, pues la fantástica travesía que Tobías nos presenta, permite reflexionar sobre la posibilidad/imposibilidad de perseguir un sueño, alentando a todo el que, a pesar de la precaria realidad de nuestro mundo, aún se permita soñar. Un ejercicio valioso (formalmente hay un operaciones de montaje muy interesantes, tanto a nivel visual como sonoro), que viste una gran historia, llena de pasión y disciplina, a la vez que repleta de risas.

Es cierto, se podrá decir que Tobías es sólo un  niño, que no entiende de las complicaciones de la vida adulta, sin embargo, y aunque resulte difícil de llevar a la práctica, la alegría y pasión con la que Tobías corre sobra la duela en cada encuentro, debería ser un ejemplo a seguir cotidianamente, pues nuestra disposición frente a las cosas, dictamina su sentido último. Tobías avanza por la cancha y nos sorprende a pesar de su corta edad y estatura, demostrándonos que en sus manos, partiendo de su esférica similitud, corre un balón del tamaño del mundo.

Por último, lo de Tobías y sus compañeros de equipo no es producto de la casualidad, pues en los días más recientes conquistaron la Copa Barcelona de Básquetbol. Mayor atención para este grupo de niños oaxaqueños, idóneos representantes del deporte mexicano, que contrastan por completo con la decrepitud de la Selección Mexicana de Fútbol y su íntima relación con el fracaso, véase otro documental deportivo: Ilusión nacional  (Olallo Rubio, 2014), para establecer la comparación. Honor a quien honor merece.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

Pueden ver el documental completo acá, parte del catálogo de FilminLatino, además nominado como mejor cortometraje documental en el Ariel 2016.

Tobías, México, 2015. Dirección: Francisca D’Acosta. Guión: Francisca D’Acosta. Fotografía: Francisca D’Acosta. Música: Mark Kilian. Nominado a mejor cortometraje documental en el Ariel 2016. Duración: 44 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s