Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica Estrenos

3 corazones, crítica

TrescorazonesCinevive

Por Carlos Meneses

Las aristas del deseo

Hace ya muchos años, el cine comenzó en Francia. A partir de aquel momento, un sinfín de cintas han surgido de aquel país, proyectándose en las salas de todo el mundo. La tradición del cine francés ha aportado un buen número de elementos para consolidar lo que hoy conocemos como séptimo arte. Existe una tremenda tradición en sus historias y, sobre todo, en sus melodramas, cautivantes en gran parte de las ocasiones.

Continuando con esta línea tradicional en la cinematografía francesa, Benoît Jacquot nos presenta 3 Corazones (2014), un drama con influencias clásicas, que continúa la ya prolífica carrera del director francés, con una muy interesante propuesta condimentada con un excelente elenco.

Una noche del verano francés, Marc (Benoît Poelvoorde) pierde el tren que lo llevaría de  regreso a París. Sin más quehacer hasta la mañana siguiente, Marc entra en un bar cercano a la terminal de trenes, ahí conocerá a Sylvie (Charlotte Gainsbourg), con la que compartirá una mágica velada. Marc y Silvye, no  saben prácticamente nada del otro, sin embargo, acuerdan verse días más tarde en París. Sylvie acude al encuentro, decidida a dejar a su marido y terminar de una vez por todas una relación insostenible, Marc hace hasta lo imposible por llegar, sin embargo, un desafortunado incidente le impedirá presentarse.

La decepción para ambos es terrible. Con el pasar de los meses, ambos continúan sus vidas. Sylvie parte a Estados Unidos, mientras que Marc conocerá a otra mujer, su nombre es Sophie (Chiara Mastroianni) y, aunque él lo desconoce, es la hermana de Sylvie, la desconocida a la que no ha podido olvidar. Las variables están sobre la mesa, y un peligroso juego comenzará a desarrollarse. Los agentes del destino harán de las suyas.

3 Corazones es un melodrama que sabe dosificarse y jugar con el tono de la acción, construyendo una cinta que va desde la ternura más espontánea, inclusive un poco sosa por momentos, hasta lograrse como un drama vivo y muy directo, donde el desarrollo de la historia y la excelente interpretación de todos los que en ella participan, contribuyen en una película que, al inicio, nos hace dudar y preguntarnos adónde se dirige. Por fortuna, el drama avanza y la trama se vuelve cada vez más turbia y así, aquello que empezó como algo puro, termina por vestirse con una capa de pecado, elevando la complejidad del drama.

En la película de Jacquot, el peso de la historia recae en la acción, privilegiando aquello que se hace por encima de aquello que se dice. La importancia en el diálogo transcurre de  mejor manera en el silencio, brindándole importancia a las miradas, los gestos, o cualquier medio corporal del que los actores se valen para representar un estado de las cosas.

La música de Bruno Coulais también juega un papel importante, sumando la sensación de opresión, donde un sonido hueco y de carácter metálico, nos perturba constantemente, musicalizando, con algunas variaciones en el tema, todas las secuencias de la película. La composición del tema es fenomenal, nos sugiere, invitándonos a construir la idea de  que en cualquier momento algo pasará, y así, la tensión que poco a poco, y que con mucha cautela se ha construido, por fin estallará; sin embargo, se posterga, acercándonos cada vez más al borde.

Tomar o no tomar un tren, fumar o no fumar un cigarrillo, dirigir o no una primera  palabra, puede cambiarlo todo. 3 Corazones reflexiona sobre estas acciones cotidianas que, en su presencia o ausencia, resultan puntos nodales en nuestra vida, aun cuando en su momento, no podamos prever el sentido que de ellas derivará. Además, a partir de la figura de un narrador aparentemente omnisciente, la cinta se permite avanzar en el tiempo, reflexionar sobre el sentir de Marc  y distanciarnos de la historia, perfilándola como aquello cercano que alguien podría venirnos a contar, eso que  podría ocurrir a tan sólo unas calles de nuestra realidad.

3 Corazones es una cinta vibrante, compleja en su totalidad, cimentada en una historia que logra cobrar fuerza secuencia a secuencia. Es una olla de presión que dosifica la fuerza y el ritmo de sus embestidas. Al final explota. Luego hay un hueco acompañado de un breve pero significativo silencio. Los plazos deben cumplirse. Jacquot revisa la actualidad de los temas que configuran las relaciones en nuestro tiempo, abordando la fidelidad, el amor, las verdades a medias y, sobre todo, las aristas del deseo.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

3 Coeurs, Francia, 2014. Dirección: Benoît Jacquot. Guión: Benoît Jacquot y Julien Boivent. Música: Bruno Coulais. Fotografía: Julien Hirsch. Reparto: Benoît Poelvoorde, Charlotte Gainsbourg, Chiara Mastroianni y Catherine Deneuve. Duración: 100 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s