Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica

Bajo la piel, crítica

BajolapielCinevive

Por Carlos Meneses

La profunda necesidad de ser

“El cine es el arte de mostrar sirviéndose de la ocultación. El espectador tiene que imaginar; tiene que llenar las casillas vacías; debe tener una actitud creativa.”

Abbas Kiarostami

Un punto luminoso nos llama desde la lejanía, con una presencia que, al ser contemplada, hipnotiza. Aquel lejano halo de luz indica el nacimiento de una criatura superficialmente humana (Scarlett Johansson), poseedora de una belleza enigmática, a la vez que un ser desprovisto de compasión, programado para la seducción y la muerte. Su pasado es incierto. En su historia no existen signos de referencia que concreten una historia. Su origen es propio de un mundo que desconocemos. Merodeando las calles de una ciudad gélida y apartada, la pesadilla más seductora que podría imaginarse, acecha a su presa, orillándola al vacío de un deseo desmedido, uno que posee y domina a todo el que avanza desenfrenado, rumbo a un éxtasis paranormal y oscuro.

Adaptando la novela homónima de Michel Faber, Jonathan Glazer desarrolla en Bajo la piel un filme enigmático, poseedor un aura magnética que seduce delicadamente, a la vez que inquieta, envolviéndonos con su fatal y estrafalario encanto. Frente a la cinta de Glazer no hay forma de permanecer impávido. Secuencia a secuencia, la película demanda una actitud creativa en el espectador, al involucrarlo en una ficción que se distingue por una mezcla extraordinaria de ciencia ficción y drama psicológico.

La enorme capacidad de inmersión que Bajo la piel construye, se apoya en las asombrosas cualidades estéticas de la cinta, que hacen de su lenguaje tanto visual como sonoro, un cúmulo de sensaciones igualmente bellas e inquietantes. Incluso, la película se permite incurrir en la experimentación, planteando, por momentos, un desafío a la idea de ficción cinematográfica, integrando escenas filmadas con cámaras ocultas, durante las travesías de Scarlett Johansson por las calles de Escocia. Escenas que, respaldadas por la fascinante actuación de Johansson, son una muestra de economía discursiva y técnica. Pequeñas lecciones cinematográficas en el entorno del cine digital y la portabilidad de los distintos mecanismos de grabación que abundan en nuestro tiempo.

La fotografía, a cargo de Daniel Landin, conjugada con un muy eficaz, a pesar de su austeridad, diseño de producción, recrea situaciones que se representan exquisitamente. En su conjunto, la película nos presenta una gran variedad de escenas pensadas para la atenta contemplación que, a partir de la variedad de escalas y planos, caracterizados por emplazamientos estáticos, representan un relato repleto de violencia contenida, dispuesta en pantalla con resoluciones extraordinarias.

Vale la pena hacer especial hincapié en el desarrollo escénico de los momentos que se presentan en el entorno de una atmósfera oscura, caracterizada por la presencia de un espacio dominado por el color negro, en lo que podría ser una representación del vacío, la ausencia absoluta de  formas y sentidos, ante un impulso abrumador. ¿Acaso son las aguas negras en las que los personajes se sumergen, una representación de un deseo desmedido y bestial, enfrentado con la ruptura de un actuar racional? Por encima del hombre y su razón, una faceta instintiva, caracterizada por la pérdida absoluta de conciencia, cegada por la crepitación incontrolable del deseo, domina su accionar, motivado por la mística figura de la sexualidad. No hay forma de definir con claridad la forma que Glazer construye; es un signo abierto, tan abierto como el concepto de “nada” y la pretensión de representarla.

A pesar de contar con muy pocas líneas, el discurso de Bajo la piel es potente y bastante incisivo. Conforme la trama avanza, la cinta plantea una reflexión del perfil emocional de la condición humana y la profunda complejidad que encierra una naturaleza que podría ser pensada como contradictoria y por momentos absurda, pero que, a pesar de ello, aporta una experiencia sensible. La historia avanza a partir del deseo de la protagonista por ser humana y superar la diferencia que la mantiene aislada de los estados anímicos que ve en el otro y le resultan incomprensibles. Se mira al espejo y mira un cuerpo, mas no un alma, se reconoce como una función, mas no como un ser y es en este punto de quiebre que el filme avanza rumbo a su perturbador desenlace. Es cierto, las emociones pueden ser destructivas, pero también son aliciente ideal para preservar el movimiento y avanzar  deseos de “ser” en el tiempo, pues el afán de comprender y describir la condición humana, es un proceso de descubrimiento constante.

La cinta de Glazer es un experimento que se cierne sobre la imaginación. Imaginar un mundo e imaginar una forma de vida distinta a la nuestra, he ahí la mayor virtud de la cinta y lo que hace de ella un experimento punzante que mantiene la tensión al tiempo que llenamos las casillas vacías puestas en la película. No hay que definirla, menos encasillarla, hay que aplaudir su valentía y capacidad de generar momentos que fácilmente podrían considerarse como poéticos. Bella cinta que nos permite apreciarnos desde la distancia, haciéndonos sentir ajenos de todas nuestras convenciones, tanto a nivel de su cinematografía, como en tanto a nuestro discurrir cotidiano, y reflexionar en torno a la profunda necesidad de ser.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

Under the Skin, Reino Unido, 2013. Dirección: Jonathan Glazer. Guión: Walter Campbell y Jonathan Glazer. Inspirado en la novela de Michel Faber. Fotografía: Daniel Landin. Música: Mica Levi. Reparto: Scarlett Johansson, Paul Brannigan, Robert J. Goodwin, Krystof Hádek, Scott Dymond, Michael Moreland, Jessica Mance, Jeremy McWilliams y Adam Pearson. Duración: 108 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s