Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica Recordando...

E. T., el extraterrestre, cinco razones para recordarla

ETelextraterrestreCinevive

Por Carlos Meneses

Lo que habita en las estrellas

¿Estamos solos en el universo? ¿En verdad contamos con el enorme privilegio de habitar en el único planeta con condiciones propicias para la vida? La respuesta sigue siendo difusa. De cualquier modo, la idea ha obsesionado a más de uno, motivando un sinfín de representaciones que describen la apariencia e intenciones de aquellos que posiblemente nos observan desde las estrellas y que hemos decidido nombrar extraterrestres.

En la construcción de este imaginario colectivo, el cine ha jugado un papel importantísimo, sugiriéndonos desde la existencia de seres amenazantes (Alien, 1979), hasta formas de vida capaces de coexistir con los seres humanos (Sector 9, 2009). Sin embargo, ninguno de ellos ha robado el corazón del público como E.T., un pequeño ser de otro planeta, abandonado en la Tierra cuando su nave, al emprender el regreso, se olvida de él. No hizo falta mucho para que el personaje se tornara inolvidable, acompañando uno de los mayores éxitos en la carrera de Steven Spielberg. A partir del verano de 1982, nuestra idea respecto a los visitantes de otros mundos, no volvería a ser la misma.

Acá te damos cinco razones para recordar y volver a ver el sensacional clásico de Steven Spielberg.

1.- La dirección. El director norteamericano logra un trabajo impecable, demostrando su enorme capacidad para incursionar en una gran variedad de géneros, lo que se demuestra a la perfección en E. T., el extraterrestre, logrando una consistente película familiar, después de dirigir cintas como Tiburón (1975) o Encuentros cercanos del tercer tipo (1977). Su carrera confirmaría, con el pasar de los años, la camaleónica habilidad de contar todo tipo de historias, desde películas bélicas, hasta dramas de época, que se han caracterizado por ser todo un éxito en taquilla, lo que no resulta una excepción en el caso de E. T., el extraterrestre.

Su trabajo incansable y hasta obsesivo, logra grandes resultados en pantalla. Encontrar al niño ideal para representar el papel de Elliott, lo llevó a realizar un casting impresionante para elegir de entre más de 300 niños a Henry Thomas. Además, el director optó por rodar la cinta de forma cronológica, lo que hace de la última escena de la película, la última de la filmación, consiguiendo una escena final conmovedora, ideal en el tono de cada uno de los actores.

2.- Su mensaje promueve valores. La cinta promueve entre niños, jóvenes y adultos, la posibilidad de entender la diferencia no como un camino hacía la discriminación o la exclusión, por el contrario, abraza la idea de la tolerancia, pues a pesar de sus evidentes diferencias, Elliott y E. T. pueden llegar a ser uno mismo en algún momento de la cinta. Si un ser de otro planeta y un niño pueden ser amigos, nosotros, como seres de la misma especie, deberíamos poder imitarlos y apreciar la estrecha relación que surge entre ellos. La unión familiar es otro de los temas que la cinta promueve, pues, a pesar de que el núcleo familiar a traviesa un divorcio, situación motivada por la historia personal del propio Spielberg, nunca flaquean y siempre encuentran la forma de apoyarse en las situaciones más complicadas.

3.- Sus efectos especiales. Quizá hoy, a la enorme distancia de más de 30 años, los efectos especiales de la cinta no nos resulten nada del otro mundo, sin embargo, en el momento de su estreno, los efectos de la película resultaron sinónimo de innovación en la industria del cine. Cada uno de los detalles fue trabajado de un modo artesanal, consiguiendo, a través de un imaginativo y muy detallado diseño de arte, los modelos que nos permiten conocer a E. T., su nave espacial y las fabulosas habilidades de éste carismático ser, no sólo en una cuestión visual, sino también a nivel sonoro. Tan bien manufacturados resultan los efectos especiales de la cinta, que le valieron dos premios Óscar en las categorías de mejores efectos especiales y mejores efectos sonoros.

4.- La música de John Williams. Imposible pasar de largo sin elogiar el trabajo de unos de los grandes maestros en la historia de la relación música y cine, que en esta ocasión logra un trabajo excepcional (algo a lo que nos tiene acostumbrados), con un score que acompaña y armoniza con cada uno de los momentos en la cinta, potencializando las sensaciones de alegría, suspenso y tristeza que el filme desarrolla. Sin el trabajo de John Williams la cinta de ningún modo sería la misma y la escena final no culminaría en la cúspide emocional que logra plasmar en pantalla.

5.- Es una influencia innegable para el cine de ciencia ficción. Así es, E. T., el extraterrestre, es sin duda una enorme influencia, tanto para el cine de ciencia ficción como para el género fantástico, que continuara en los años posteriores a su estreno. Spielberg desarrolla una fórmula infalible para la taquilla, que involucra la existencia de seres entrañables, escenas de acción y una historia conmovedora, que logra tocar a chicos y grandes. Además construye escenas icónicas que forma parte de la memoria de cualquier cinéfilo. Para muestra la persecución en la que los chicos tratan de escapar en sus bicicletas de los agentes del gobierno, escena que se reproduce casi totalmente, a manera de homenaje, en Stranger Things (2016), una de las series televisivas más importantes de este año.

No cabe duda, E. T., el extraterrestre es un clásico que no decepciona y que vale la pena ver una y otra vez. La película forma parte ahora mismo del catálogo de Netflix Latinoamérica, así que no pierden la oportunidad de revivirla o, en su defecto, de conocerla y sorprenderse con esta fascinante historia.

El cine no te crea  ni te destruye, ¡te transforma! 

E.T.: The Extra-Terrestrial, Estados Unidos, 1982. Dirección: Steven Spielberg. Guión: Melissa Mathison. Fotografía: Allen Daviau. Música: John Williams. Actúan: Henry Thomas, Dee Wallace, Robert MacNaughton, Drew Barrymore, Peter Coyote, C. Thomas Howell, K.C. Martel, Sean Frye y Erika Eleniak. 4 Premios Oscar, incluidos mejor música, mejor sonido, mejores efectos especiales y mejores efectos sonoros. Duración: 115 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s