Cinevive Colaboran Crítica Mauricio Hernández

El club de los desahuciados, crítica

ElclubdelosdeshauciadosCinevive

Por Mauricio Hernández 

Del oscurantismo a la luz en la lucha contra el SIDA

En la década de los ochenta, el descubrimiento del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) se dio a conocer, así como la enfermedad que trae consigo, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Este padecimiento ha causado millones de muertes alrededor del mundo sin hacer distinciones entre color de piel, género, preferencia sexual o posición socioeconómica. Durante los inicios del estudio de este mal, comúnmente se le asociaba a los homosexuales, uno de sus primeros tabúes, lo que endureció la ya de por sí gran discriminación a estas personas. Los prejuicios, así como el desconocimiento sobre las condiciones de esta dolencia, hicieron que se diera una explosión en los números de contagios, contrayendo la afección incluso quienes pensaban que jamás la tendrían por no ser gays. Sin embargo, también propició que los mismos infectados ayudaran a la investigación y a la lucha contra su problema. Una de estas historias se cuenta en El club de los desahuciados.

Ron Woodroof (Matthew McConaughey) es un jinete de rodeo y obrero con una personalidad fuerte y prejuicios muy marcados. Machista y homofóbico son algunos de los adjetivos que pueden usarse para describirlo. No teme tener relaciones sexuales sin protección ni al consumo de drogas, hasta que por un chequeo de rutina, tras un accidente laboral, le es descubierto el SIDA. Tras saber de su condición, de inmediato despotrica contra los doctores por creer que insinuan que él es homosexual. Al principio cree que es un error, pero su estado de salud se va deteriorando, lo que lo lleva a investigar sobre medicamentos anti-retrovirales para combatir la enfermedad. Estos no surten el efecto esperado y busca alternativas para elevar su esperanza de vida. La historia continúa desarrollándose a partir de sus averiguaciones  sobre el mal que tiene y la creación del “Dallas Buyers Club” o “Club de Compradores de Dallas”, una institución que buscó ayudar a pacientes del Síndrome mediante el abastecimiento de medicamentos alternativos a los establecidos por las autoridades estadounidenses, con el fin de combatir la dolencia.

La película tiene muchos aciertos, como son el guión y las actuaciones. Las líneas están perfectamente construidas para representar lo mejor posible a un hombre soberbio y fuerte en su travesía, pues uno de los guionistas de la película, Craig Borten, entrevistó al verdadero Ron Woodroof poco antes de morir para conocer su historia. La presentación del personaje se hizo de acuerdo a la interpretación de la personalidad del verdadero vaquero durante ese encuentro, sin embargo, algunas personas cercanas a él, declaran que no era de carácter tan fuerte como se retrata en la película, que en realidad, Matthew McConaughey y el guión lo hicieron así. No obstante, hay que reconocer que de no haber sido interpretado de esta excelente manera, quizá la película no hubiera tenido el impacto que tuvo. Por otro lado, los personajes de Rayon (Jared Leto) y la Dra. Eve Saks (Jennifer Garner) complementan de perfecta manera al protagonista, pues, a pesar de no haber existido en la historia verdadera, son elementos esenciales para el argumento del largometraje.

Otro elemento muy valioso de la cinta es su magistral ambientación. Las locaciones fueron representadas de forma adecuada de acuerdo al guión cinematográfico construido y a la personalidad que se le implantó al personaje principal. Podemos ver bares concurridos por hombres machistas y homófobos, así como hospitales clandestinos para personas con VIH-SIDA. Todos los escenarios ayudan a que el espectador logre involucrarse mejor en la trama.

A pesar de que la película se considere como biopic, los elementos adicionales y ficticios que el director Jean-Marc Vallée agregó, hicieron de esta película un producto sólido y valioso para la cinematografía. Colocó a Matthew McConaughey y a Jared Leto en planos estelares al ganar el Óscar a Mejor Actor y a Mejor Actor de Reparto respectivamente. La historia del “Dallas Buyers Club” merecía contarse y se hizo de gran manera. El club de los desahuciados es, sin duda, un nuevo clásico.

Dallas Buyers Club, Estados Unidos, 2013. Dirección: Jean-Marc Vallée. Guión: Craig Borten y Melisa Wallack. Fotografía: Yves Belánger. Actúan: Matthew McConaughey, Jared Leto, Jennifer Garner, Denis O’Hare, Michael O’Neill. Nominada al Oscar a Mejor Película en 2014. Duración: 117 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s