Cinevive Colaboran Crítica Juan Manuel Arraiga

Amélie, crítica

AmelieCinevive

Por Juan Manuel Arriaga 

No todo tiene un por qué 

Desde el primer movimiento de cámara, que nos introduce a una inusual narración en voice off, pareciera que esta película nos implica tácitamente el gran valor de la casualidad en la vida social humana. Y es que precisamente con ello, con esa misma técnica audiovisual y narratológica, termina esta excitante cinta, aunque en el medio hay todo un desarrollo que separa las miradas estrechas de la casualidad para darnos a entender, tal vez metafóricamente, que una fuerza externa actúa para que las existencias encajen en todo el engranaje que es la cotidianeidad humana.

Amélie (Audrey Tautou) es una joven de aspecto peculiar que ha desarrollado, a lo largo de su particular vida, un carácter complejo que explora, a través de la imaginación y el análisis emocional, las vidas ajenas. Pero, lejos de ser una entrometida, esta simpática camarera siente un placer peculiar al mejorar la vida y el destino de los personajes que va conociendo a lo largo de la trama y que de algún modo aprecia a la distancia; para ello, diseña ciertas estrategias para intervenir en sus vidas de forma inesperada e inadvertida en aras de fomentar en ellas algún placer, alguna dicha, por pequeña que sea, pero que de algún modo pareciera crucial para determinar su felicidad. Amélie es buena en eso; pronto se convierte en una verdadera artista emocional al identificar y ajustar los engranes de la existencia ajena. Sin embargo, tales molestias que se toma para con los demás están justificados por el encuentro casual con un objeto, un pequeño tesoro de algún desconocido, que la hizo lanzarse en busca de éste, quien, gracias a esa simple intervención, decide mejorar su vida. Pero, ¿y qué hay con su propia vida? ¿Es del todo perfecta como para darse el lujo de negarse todos esos diminutos placeres y alegrías a sí misma, a diferencia de como lo hace por los demás?

Desde luego que no. Por la cinta sabemos que Amélie tuvo una vida difícil, marcada emocional y moralmente por la falta de afecto de su padre y por la muy inverosímil pero trágica manera con la que murió de su madre; aunado a eso, su desinterés por el noviazgo y su vieja fantasía de ser independiente, la orillaron a llevar una vida contemplativa en la que su gozo máximo es dejar volar su imaginación y jugar a ser la mano de la buena fortuna para personas que no sabrán de su intervención en su camino. A Amélie le falta una pieza importante, que, a fin de cuentas, representa su principal disfuncionalidad emocional. Su pieza faltante: una pareja amorosa. Su disfuncionalidad: las relaciones amorosas. Su obstáculo, por ende, es el saber amar y ser amada. Sólo cuando conoce a Nino (Mathieu Kassovitz) su vida da un vuelco que la llevará a preguntarse por su propia felicidad y su futuro amoroso.

La trama posee una frescura inusual (de ahí parte de su enorme éxito en tierras europeas y norteamericanas), porque además los guionistas y el director tuvieron la suficiente apertura intelectual para concebir la pieza sin tabúes (como las escenas de los orgasmos durante el voice off inicial o el marcado sesgo sexual que, implícitamente, define la vida emocional de la protagonista), todo ello ante la disyuntiva de si la casualidad lo puede todo o de si existe una intervención  externa que no esté determinada por el azar. La segunda: el diseño de Amélie como personaje central y unívoco de toda la película; por un momento, el espectador no puede salir del encierro moral que el personaje de Tautou plantea y ello determina la tendencia con que aquél mira la trama, pero, a medida que el planteamiento de la disyuntiva casualidad-intervención se va disolviendo, aparece la Amélie imperfecta, que no es feliz (aunque su “trabajo” sea hacer feliz a todos) y que, sobre todo, tiene serios problemas con las relaciones que entabla.

La idea es ya de por sí interesante para un melodrama y atractiva para un público cuyo principal entretenimiento sea ver comedias al estilo shakesperiano (“comedias de equivocaciones” suele llamárseles) con enseñanza moral incluida. Pero esta película no deja las cosas en una simple valoración emocional del asunto, sino que sitúa la formulación de su idea en el plano filosófico al interrogar metafóricamente si existe un por qué para todo o si hay cosas que es mejor no definir, como el amor o la casualidad. Para quienes Amélie entretejió un bienaventurado destino, la alegría llegó por causalidad, aunque el espectador sabe que no, que ahí estuvo presente aquella observadora invisible, la mano del destino, que es esa chica alegre y solitaria. Todos hemos sentido alegrías inesperadas alguna vez.

El final es también interesante, porque viene a resolver para bien los asuntos reflexivos de Amélie, aunque bien es cierto que resulta predecible a la hora de advertir los alcances de la transformación intelectual que aquella está a punto de padecer. Dos voces en off enmarcan la narrativa fílmica de esta original y exitosa historia, así como dos casualidades fueron las que le hicieron a Amélie aprender lecciones sobre la felicidad y el amor. Con base en ello, podemos decir que es una historia perfecta, porque está perfectamente contada y ejecutada, no le sobran ni le faltan elementos cinematográficos para subsistir como narración, como histoire y discours. Pocas comedias han logrado eso en las últimas décadas.

El cine es tiempo y de tiempo está hecha la vida

Le fabuleux destinAmélie Poulain, Francia, 2001. Dirección: Jean-Pierre Jeunet. Reparto: Audrey Tautou, Mathieu Kassovitz, Isabelle Nanty, Jamel Debbouze. Guión: Jean-Pierre Jeunet y Guillaume Laurant. Fotografía: Bruno Delbounnel. Nominada a 5 premios Oscar, incluyendo Mejor Película Extranjera y Mejor Guión Original. Duración: 123 min.

Anuncios

2 comentarios

  1. Hola maestro
    En esta película al verla me costó algo entenderla por qué no es una película en las que te esplica explícitamente las cosas más bien las tienes que ir decifrando y por esa razón me gustó la película también que el final fue algo que se tenía que hacer ya que explicar conas detalles la vida de Amelia y siento que sin ese final no seria una película bueno si no confusa

    Me gusta

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s