Cinevive Colaboran Crítica Estrenos Marisol Sagastume

Los últimos días en el desierto, crítica

LosultimosdiaseneldesiertoCinevive

Por Marisol Sagastume 

Esta vez me niego a titular mi crítica, porque me encuentro ante un cúmulo de sentimientos encontrados. Sí, lo confieso, he dormitado en diferentes episodios de la película (por favor no me odien). La trama es terriblemente lenta y de pronto pareciera que nada sucede. Lo sé, es una cinta brillante en muchos niveles, y aun así, me he quedado dormida y me siento culpable…

Es que quizás me ha sonado sospechoso: otra película sobre la vida de Jesús (y por favor discúlpenme si ahora mismo intento justificarme por haber cerrado los ojos en la sala de cine). Es verdad que al comprar el boleto pensé que lo que menos necesitamos es seguir consumiendo cine religioso; aun así sentí cierta curiosidad al saber que la fotografía corría a cargo de Emmanuel Lubezki, siempre impecable y sublime (pensemos, por ejemplo, en los eternos y fascinantes planos secuencia de Birdman, 2014).

Efectivamente, la película no me ha decepcionado técnicamente (aunque quizá para una cinta de este corte me hubiera gustado una fotografía menos cuidadosa). Los planos abiertos son magistrales; las escenas del desierto solitario como ecos externos de un Jesús completamente humanizado, resultan paradójicamente necesarias para entender que la película es pura sensación interna. Hay también un par de escenas que son infinitamente brillantes, cargadas de simbolismo y de un espectacular magnetismo visual (curiosamente, las únicas en las que se percibe algo de acción) y que corresponden a las pesadillas del protagonista; al universo inconsciente en el que este ser sosegado y calmo, no puede más que dejarse fluir en una marea de instintos y deseos.

Los diálogos, por otro lado, son pocos y precisos; solamente aportan lo necesario para entender el contexto, pero el verdadero mérito de la cinta es visual. Para la trama, el colombiano Rodrigo García (Things You Can Tell Just By Looking At Her, 2000) ha elegido un pasaje de la Biblia en el que Jesús pasa cuarenta días en el desierto, siendo repetidamente tentado por el demonio, para hacer una versión libre de esta solitaria búsqueda, en la que se topa con una familia conformada por un padre rígido, un hijo rebelde que no desea apegarse a la voluntad del padre (un hermoso paralelismo con la encrucijada del protagonista; como es arriba, es abajo) y una madre moribunda.

Jesús pasará algunos días acompañando a estos personajes que, al igual que el paisaje, no son sino el reflejo externo de sí mismo, al tiempo que es aconsejado por su siniestro y terriblemente seductor rival que no es, sino el doble del mismo Jesús. Un Ewan McGregor encantador y nada pasivo, que reta a Jesús a resolver el dilema del chico, para resolver así, su propia incertidumbre.

“¿Qué parte de un pájaro no vuela?”, le pregunta el jovencito curioso a Jesús, a manera de acertijo, en una de las escenas. “Su sombra”, le dice. Y ha sido el diálogo que más me sacudió durante la película, porque me hace pensar en la sombra junguiana que refiere precisamente al inconsciente, al instinto primitivo. ¿Es Jesús el pájaro que ha de abandonar a su doble sombrío en aras de elevarse? ¿O acaso ha de asimilarlo como suyo y abrazarlo?

Afortunadamente, he descubierto que Los últimos días en el desierto (2015) no es para nada una película religiosa, sino una profunda reflexión metafísica sobre la dualidad. Aún me cuesta trabajo asimilar la lentitud de la cinta, y no me atrevo a asegurar que esta haya sido un acierto; sin embargo la entiendo y la interpreto como parte del mismo hermetismo de la trama, y espero que mi honestidad no le reste credibilidad a mis palabras y que pueda más bien ser entendida como un recordatorio de que todos somos víctimas de nuestra propia sombra, y hasta la obra de arte más espléndida es capaz de provocarnos un profundo adormecimiento.

Last Days in the Desert, Estados Unidos, 2015. Dirección: Rodrigo García. Guión: Rodrigo García. Reparto: Ewan McGregor, Ciarán Hinds, Ayelet Zurer, Tye Sheridan, Susan Gray. Fotografía: Emmanuel Lubezki. Duración: 95 min.

Seguir a Marisol S. en Facebook

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s