Cinevive Crítica Estrenos Marvel Mauricio Hernández Universos

Doctor Strange: Hechicero supremo, crítica

Por Mauricio Hernández

Filosófico fin de año

El Universo Cinematográfico de Marvel ha tomado una línea cómica…extremadamente cómica —en mi opinión—en las últimas cintas. Las críticas se han soltado para la superheroíca productora, pero los dólares siguen entrando a sus arcas. Tal parece que, a pesar de la molestia de un sector de la audiencia, el subsidiario de The Walt Disney Company, no bajará el tono infantil de sus producciones. Sin embargo, una alternativa se asomaba en el horizonte. Doctor Strange, por su historia de origen, podía ser una opción mucho más seria que disiparía los juicios contra el estudio del gigante del cómic. La propuesta lucía interesante, incluso para desbancar a Civil War como la película de superhéroes más aceptada de este año.

Stephen Strange (Benedict Cumberbatch) era un renombrado neurocirujano. Su conocimiento le había valido muchos reconocimientos y admiración entre los colegas, tanto que alardeaba en demasía por ello; pero, un día en carretera tuvo un accidente que dañó los tejidos de sus manos, su herramienta de vida. Desesperado y tras hacer una pequeña investigación, llega a un templo en Nepal con la esperanza de sanar sus heridas. Ahí conoce a La Ancestral (The Ancient One, interpretada por Tilda Swinton), quien descubre en Strange una gran habilidad en las artes místicas, siendo esta la única alternativa para curarse. Después, el antiguo médico verá que tiene un destino mucho más amplio que el quirófano.

El argumento de este decimocuarto largometraje de Marvel Studios tiene todo lo que esperábamos. Hay una ligera evolución en el humor utilizado por los protagonistas, más inclinado hacia el sarcasmo ingenioso y no al chiste. Además, por la temática, el filme contiene reflexiones filosóficas que varían entre el ser, el universo y la dicotomía de “bueno” y “malo”. Es interesante la inclusión de temas ontológicos y metafísicos provenientes de oriente, los cuales critican al cientificismo occidental, en una producción de este tipo. Un elemento que brinda esa anhelada noción de seriedad al UCM.

Benedict Cumberbatch y Tilda Swinton hacen un fantástico trabajo. Sin duda, los mejores histriones que han interpretado para Marvel. Cumberbatch, como el egocéntrico doctor, cambió sin falla su tendencia de roles sumamente serios como en Código Enigma (2015). Por otro lado, Swinton se lleva las palmas. La productora recibió muchos cuestionamientos por elegir a una mujer para un papel originalmente masculino. Qué manera de callar bocas. Fantástica adaptación sin perder el encanto femenino ni la serenidad propia del personaje.

Entre las cuestiones técnicas, destacan enormemente los efectos visuales casi psicodélicos. La mezcla de colores y los patrones casi de caleidoscopio son alucinantes para representar ese misticismo en el viaje de Stephen Strange hacia el autodescubrimiento y la magia. Hay una perfecta armonía visual, necesaria para transmitir la experiencia completa al espectador. No sería raro que este equipo de posproducción recibiera una nominación por su trabajo.

Cuando dije que para esta película hubo un ligero cambio en el humor, de verdad me refería a una pequeña alteración. De nuevo, el libreto cae en la exageración de situaciones chuscas o en los chascarrillos bobos y, lamentablemente, se sienten muy ajenos a la trama sobria y reflexiva, inclusive a lo mostrado en pantalla. Los fans que teníamos la esperanza en El Hechicero Supremo para romper la línea burlona adoptada últimamente por el UCM, hemos ya de perderla.

Las virtudes son mayores a las fallas, lo que hace de Doctor Strange una atractiva experiencia fílmica, aderezada por el atrevimiento de tocar temas más complejos en un género usualmente muy fácil de digerir. En términos generales, podría decir que es superior a la tercera entrega del Capitán América, aunque no la superará en taquilla, obviamente. Curiosa manera de terminar el año para Marvel.

Doctor Strange, Estados Unidos, 2016. Director: Scott Derrickson. Guión: Jon Spaihts, Scott Derrickson, C. Robert Cargill. Actúan: Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams, Tilda Swinton, Chiwetel Ejiofor, Benedict Wong. Fotografía: Ben Davis. Música: Michael Giacchino. Duración: 115 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s