Cinevive Colaboran Crítica Juan Manuel Arraiga

Déjame entrar, crítica

DéjameentrarCinevive

Por Juan Manuel Arriaga 

Una historia que se cuenta (bien) dos veces 

Generalmente, cuando se intenta valorar un trabajo cuyo predecesor ha tenido una excelente acogida o, cuando menos, goza de buena reputación, las miradas críticas se vuelven parciales y los comentarios de que se hace merecedor el producto reelaborado suelen inclinarse, según me he dado cuenta, a demeritar el trabajo técnico, por no decir artístico, de éste.

Sobre la versión norteamericana cuya antecesora sueca es Låt den rätte komma in (2008) y que comparte título en español como Déjame entrar, he leído referencias negativas por parte de cinéfilos, a pesar de que precisamente la película de Matt Reeves tiene una calificación altísima en Rotten Tomatoes y el prestigioso canal de youtube llamado Watchmojo, toda una autoridad en temas de cine, televisión, videojuegos y noticias, la haya colocado en el lugar número 4 de su lista de los mejores remakes de horror que se han filmado. Veamos qué tan bien cimentadas están las disputas (prescindo de narrar la trama, que ya se conoce por mi crítica a la versión sueca: paso directamente a analizar el filme).

El criterio para reclamar con legítima certeza la calidad de un remake está, con toda certeza, en su aportación literaria, técnica y visual a la historia que cuenta. La Carrie de esta década, por ejemplo, no aporta nada realmente valioso a la historia escrita por Stephen King ni se encuentran innovaciones técnicas que la enaltezcan; lo mismo sucede con la segunda versión de Psycho (1998), pero es muy distinta la cuestión cuando se habla de aquella historia de vampiros protagonizada por Chloë Moretz. En efecto, Let me in concede al espectador una experiencia distinta a su predecesora y realiza avances técnicos en los aspectos aristotélicos con que la cuenta: me refiero al hecho de que la película de 2010 propone una perspectiva no lineal de los hechos; pero esta característica no se limita sólo al hecho de que Let me in comience por la mitad y después retome el principio, sino que también se extiende al énfasis que busca con el guión, es decir, colocar el misterio policiaco por sobre el misterio sobrenatural, la perspectiva cultural o moral por sobre el factor terrorífico. Al hacer esto, Matt Reeves encontró nuevas posibilidades de crear suspenso y de sugerir al espectador posibilidades de desenlace que se alejaran de la convencional marcada por el libro y el guión sueco. En la opinión de un servidor, lo hizo de forma brillante.

La película norteamericana también resalta dos hechos que resultan esenciales en la justificación de los acontecimientos: el primero, la relación sentimental que forman los personajes principales, Abby (Chloë Moretz) y Owen (Kodi Smith-McPhee), privilegia el aspecto romántico (el cortejo, la calidez del enamoramiento) más que la que conforman sus correspondientes suecos; el segundo, quizá por una diferencia cultural, se enfatiza el maltrato emocional más contra Owen norteamericano que contra Oskar escandinavo, sugiriendo así que aquél desarrolle un resentimiento moral más verosímil que éste.

No pretendo demeritar la fascinante marca que ha dejado en el mundo del terror la cinta europea, sino más bien establecer las aportaciones de la hollywoodense que le otorgan calidad a la historia.   

Un elemento no menos valioso que el que ya se ha enmarcado hasta ahora es la forma en que ocurre la anagnórisis (el reconocimiento: elemento igualmente de raigambre clásica), a través de la cual es posible interpretar las señas con las que el guionista revela aspectos importantes de la trama, como la fotografía en la que se puede observar a una Abby joven junto a un joven que posee la misma cicatriz que el adulto que la acompaña en su errabundo exilio, lo que de inmediato nos guía en un camino de deducciones que van aclarando el misterio; o como el momento en el que el policía, durante la escena de la llamada al hospital, descubre que quien realmente cometió los asesinatos ha tenido hasta el momento la máscara de la inocencia sobre el aspecto despiadado y monstruoso de una vampiro.

Y si ahondamos más aún en las normas cinematográficas que moldearon la pieza fílmica en turno, hay que afirmar que Déjame entrar (2010) posee su propia complejidad narrativa, porque la cámara también nos deja ver mucho de lo que sucede en momentos de suspenso; un ejemplo de ello es la escena en la que el asesino, oculto en el asiento trasero de un automóvil, entra en serias dificultades con su víctima por circunstancias que la trama se encarga de encauzar. La cámara nos limita la visión e incluso las tomas resultan difíciles por la posición en la que hay que leer la narración, pero aun con lo que no se muestra el espectador es capaz de crear esa expectativa que no tardará en confrontar con los sucesos precedentes que constituyeron el inicio del filme. Cosa semejante sucede en un momento en el que el agente policiaco interviene en el apartamento de Abby y, a diferencia del espectador, su expectativa se desarrolla en la medida en que desconoce la condición sobrenatural de aquella y el hecho de que Owen se encuentra también ahí.

Yo creo que esta cinta llegó en el momento indicado para enseñar que una historia se puede contar dos veces sin desacreditar el material precedente y sin dejar de construir su propio sistema de interpretación. La opinión moral del hecho, planteado mediante de la crítica y el surgimiento de valores de excepción, es tarea que le corresponde a un espectador que sepa leer este interesante fenómeno cinematográfico.

¡Cuán peligroso es un vampiro enamorado!

El cine es tiempo y de tiempo está hecha la vida

Let me in, Estados Unidos-Reino Unido, 2010. Dirección: Matt Reeves. Reparto: Kodi Smith-McPhee, Chloë Grace Moretz, Richard Jenkins. Guión: Matt Reeves. Fotografía: Greig Fraser. Basada en la novela homónima de John Ajvide Lindqvist.. Duración: 115 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s