Carlos Meneses Cinevive Colaboran Crítica Estrenos

Snowden, crítica

SnowdenCinevive

Por Carlos Meneses

La carrera de Oliver Stone siempre ha demostrado una importante incidencia política, cuestionando la administración de la nación más poderosa del mundo, que, al mismo tiempo, es su país natal: Estados Unidos. A través de cintas como JFK (1991), Nixon (1995) o W. (2008), Stone ha explorado las diferentes aristas del tejido social estadounidense, cuestionando un sistema político que mediante el ocultamiento y la traición, ha forjado una historia llena de secretos y sangre, cimentando así, una filmografía contestataria, interesada por objetar las estructuras de poder y la cuestionable forma en que han buscado preservar su hegemonía.

En Snowden, su cinta más reciente, Stone nos acerca a la historia de uno de los hombres más buscados del mundo, Edward Snowden (Joseph Gordon-Levitt), el ciudadano norteamericano que en el 2013 reveló documentos clasificados sobre el programa secreto de vigilancia mundial de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), desatando un escándalo internacional que puso en jaque a la administración de Barack Obama, haciendo del espionaje, un tema significativo para la agenda política de una gran cantidad de naciones.

Respetando la estructura de un thriller que hace de la intriga su principal recurso, Stone entrega una cinta cumplidora, capaz de comunicarnos la sensación de opresión y paranoia de la que el protagonista es objeto, mérito que complementa la actuación de un Joseph Gordon-Levitt en gran forma, replicando la personalidad sobria con rasgos obsesivos del verdadero Edward Snowden. El excelente trabajo de la mancuerna director-actor sostiene a la cinta y da cause a los mejores momentos de la misma, ayudando al ritmo de una narración que por momentos ingresa en zonas oscuras y difíciles de visitar, pues la gran cantidad de líneas y exposición del contexto político, aportan densidad al filme.

Si bien los aspectos técnicos y el diseño de producción son intachables, a la cinta se le puede tachar de precavida, pues no se percibe el arrojo del Stone de otros tiempos, repleto de cuestionamientos y con una postura crítica muy bien cimentada. Aquí se le percibe complaciente en muchos momentos, describe más de lo que argumenta, pues si bien resulta importante representar la vida privada y relaciones del personaje para construir la totalidad de su historia, la importancia que dicho aspecto tiene dentro de la cinta, es excesivo. El montaje es excelente y ayuda a alternar la diversidad de tonos que dan forma a las escenas, sin embargo, se extraña una representación directa.

Las constantes dosis de guiños propios de las película de romance, restan relevancia a una cinta que tiene una muy importante historia que contarnos, misma que podría resultar en punto de partida para reflexionar nuestra relación con la tecnología, la implicación de las distintas redes sociales en nuestra idea de “privacidad”, lo polémico del caso que retrata, la falta de moralidad en las prácticas de espionaje ejercidas por el país más paranoico y megalómano del orbe, y todas aquellas coyunturas que se encuentran en el subtexto de una cinta que muta el arrojo por la sobriedad. Faltan perfiles, puntos de vista, formas de confrontar el discurso de la cinta como mecanismo de su lógica interna, en lugar de exaltar a la figura de Edward Snowden como un héroe que sacrifico su vida por el bien común. Exhibe más de lo que confronta, contrario a lo que el cine de Stone nos tiene acostumbrados.

Es importante detectar lo que resulta representativo de un personaje como Snowden para la cultura norteamericana. El hijo prodigo, nacionalista, creyente de los ideales que hacen de su nación la mejor de entre todas las de la Tierra, se revela y atenta contra la estabilidad de lo que en algún momento fuera una figura ideal e incorruptible. Snowden representa ideales rotos, desencanto, un Estados Unidos perdido en el que su población se radicaliza o se torna indiferente. El país más poderoso del mundo, guarda los secretos más macabros del mundo, mismos que siembran una semilla oscura en el corazón de sus estructuras e instituciones, una que tarde o temprano, germinará.

Snowden es un muy buen dramático político, liviano en su representación, pero no por ello menos cautivador o eficaz. Su temática presenta una cercanía que estremece y preocupa, ya que cada uno de nosotros forma parte de esa gran red que existe en el ciberespacio, pues como bien lo plantea Armand Mattelart en su obra Un mundo vigilado (2009), la promesa de lucha en contra de las nuevas amenazas globales, ha justificado en los estados democráticos la multiplicación de técnicas de intrusión en la vida cotidiana de los individuos, desvaneciendo, paulatinamente el concepto de “privacidad”, de nuestra privacidad. ¿Te has planteado la posibilidad de que ahora mismo alguien que desconoces pueda estar vigilándote a través de tu cámara web?  El gran ojo nos acompaña en todo momento. Si uno desconoce el caso de Snowden, se fascina con el ingenio de la cinta, después uno se entera que su argumento está inspirado en hecho reales y un sutil pero persistente escalofrió comienza a  recorrer la médula.

En un mundo en el que la privacidad pasó a ser tan sólo un mito, la información es el nuevo campo de batalla.

El cine no te crea ni te destruye, ¡te transforma!

Snowden, Estados Unidos, 2016. Director: Oliver Stone. Guión: Oliver Stone y Kieran Fitzgerald. Basado en el libro de Luke Harding, The Snowden files. The inside story of the world’s most wanted man. Fotografía: Anthony Dod Mantle. Actúan: Joseph Gordon-Levitt, Shailene Woodley, Melissa Leo, Zachary Quinto, Tom Wilkinson, Rhys Ifans, Nicolas Cage, Logan Marshall-Green, Timothy Olyphant y Scott Eastwood. Duración: 134 min.

 

 

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s