61 Muestra Cinevive Colaboran Crítica Eventos Mauricio Hernández Muestras de la Cineteca Nacional

No es más que el fin del mundo, crítica

Por Mauricio Hernández

La cinta de la discordia

Xavier Dolan es uno de los más prometedores creadores cinematográficos de la actualidad. Ascendió a la fama con Mommy (2014), una historia sobre la relación problemática entre una madre y su hijo: ganadora del Premio del Jurado en el Festival de Cannes en 2014. Desde ahí, todos esperaban ansiosos de ver lo que este nuevo director lanzaría en años posteriores. En esta edición del Festival de cine más importante del mundo presentó No es más que el fin del mundo, basada en la obra Juste la fin du monde de Jean-Luc Lagarce, y es su trabajo más controversial hasta el momento.

Louis (Gaspard Ulliel), un joven escritor, regresa a la casa de su familia después de 12 años de ausencia con la intención de anunciar su cercana muerte. La historia se desarrolla en torno a la interacción con sus parientes y su dificultad de externarles la situación de su existencia.

Fue un tanto complicado entrar a ver esta película sin tomar en cuenta su antecedente: abucheada en su proyección en Cannes. Sin duda, sería una experiencia interesante. Contrario a lo que se ha dicho en otros medios, me parece que el filme expone una peculiar perspectiva del conflicto en una familia disfuncional, haciendo un gran contraste entre las personalidades de sus miembros y exponiendo sus diversos problemas. La narrativa es interesante, desarrollándose entre la interacción en el hogar y las vivencias de Louis y sus familiares. El libreto funciona para que las disputas entre los personajes se sientan orgánicas, reales.

No hay queja en el trabajo actoral. De hecho, debía ser bastante eficiente para que un argumento como este se desarrollara de forma convincente y lograra transmitir todas las emociones que pretendía. Gaspard Ulliel encarna sin problemas a un introvertido artista en pugna consigo mismo por su cercano fallecimiento y por el desconocimiento casi total de los que alguna vez fueron cercanos a él. Su inexpresividad hace creíble su papel. Vincent Cassel es genial como su agresivo hermano. Con gran calidad histriónica, llega a representar incluso algunos rasgos de bipolaridad. Marion Cotillard es, posiblemente, la luminaria más conocida del elenco. Sólido su trabajo como la hermana de Louis. Una chica con notables inconvenientes de personalidad y de relación con las personas que viven con ella.

La fotografía es excelsa, de lo mejor que he visto en el año. Entre muchos cortes, close-ups y secuencias, se logra resaltar la cualidad conflictiva del argumento. Se trataba de exponer tensión y con la cámara se logró a la perfección. Ahora, hay algunos elementos telenovelescos, como introducir música en picos dramáticos para enfatizar el dramatismo de la escena, lo que puede desagradar. Esta fue una de las mayores quejas hechas a esta producción.

Honestamente, no encuentro la razón de las duras críticas a esta cinta. Supongo que ese no fue el mejor de los días para el público del festival francés. Tal vez no sea una obra maestra, pero no me parece un producto fílmico débil. Desde su proyección inicial a su trama, una película infestada del conflicto.

Juste la fin du monde, Canadá y Francia, 2016. Director: Xavier Dolan. Guión cinematográfico: Xavier Dolan. Actúan: Gaspard Ulliel, Vincent Cassel, Marion Cotillard, Léa Seydoux, Nathalie Baye. Fotografía: André Turpin. Música: Gabriel Yared. Basada en la obra de Juste la fin du monde de Jean-Luc Lagarce. Duración: 97 min.

Anuncios

2 comentarios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s