Cinevive Colaboran Crítica Ernesto Rizo Recordando... Star Wars Universos

Star Wars: Episodio IV, crítica

StarWarsEpisodioIVCinevive

Por Ernesto Rizo

De cómo la Fuerza pudo cambiar al mundo

El año 1977 fue testigo de uno de los fenómenos más importantes para la cinematografía mundial, y posteriormente para la cultura popular, tras el estreno de la primera película de Star Wars. “Una nueva esperanza” es el título del episodio que se dio a conocer al mundo, siendo en realidad el IV (así, en romanos) en la cronología de la saga. Está de más hablar de la popularidad con la que cuenta Star Wars: basta con dar cuenta del fenómeno mediático que representa el estreno de cada nueva película, en lo que viene a ser una especie de “universo expandido” que pretende acercar a las nuevas generaciones.

Esta cinta, que junto a las demás han sido calificadas de space operas, es, desde luego, la extraordinaria apertura del acto completo que vendría a desarrollarse a lo largo de ya casi cuatro décadas. Es el primer acto que da a conocer a los personajes con los que nos hemos identificado a lo largo de los años, algunas personas (de generaciones anteriores) más que otras; aunque, sin duda, todos tenemos claras las imágenes que nos remiten a Star Wars, y sobre todo, al villano, uno de los más populares de la historia de la cultura pop: Darth Vader. A las imágenes de sus icónicos personajes, convertidos en figuras de acción coleccionables por millones de personas, de sus naves, de sus (por supuesto) espadas láser, ¡de su música!, en fin, de todo el universo de La guerra de las galaxias.

En esta primera entrega, George Lucas, nos lanza sin innecesarios preámbulos explicativos al conflicto (para eso sirven las también icónicas letras en amarillo que se mueven al fondo, cada inicio de episodio, rumbo al infinito del universo), en pleno clímax de una guerra estelar. El Imperio Galáctico contra la Alianza Rebelde. Miles de historias de la humanidad de conflictos entre bandos con ideales distintos, el bien y el mal: todas las historias la historia. Los opresores en contra de los oprimidos. La Esperanza (una nueva) de que las cosas pueden mejorar…

Entramos de lleno, con dos personajes que poseen uno de los más grandes cariños de la humanidad, C-3PO (Anthony Daniels) y R2-D2 (Kenny Baker), que deben abandonar a la Princesa Leia (Carrie Fisher) en manos del Imperio y del malvado Darth Vader para completar una misión: llevar los planos de la Estrella de la Muerte ante las fuerzas rebeldes para que se planee el ataque, y rescatarla después.

Lo que harán ambos droides será una vuelta por el universo para, en su camino, encontrar a Obi-Wan Kenobi (Alec Guinness) y conocer al intrépido joven Luke Skywalker (Mark Hamill). Además encontrarán a sus pilotos, compañeros de aventuras y grandes amigos Han Solo (Harrison Ford) y Chewbacca (Peter Mayhew). Al principio pareciera que todos los personajes están en busca de algo distinto, siendo la ambición económica de Han Solo el objetivo más contrario, pues lo que busca el joven Skywalker es convertirse, a través de las enseñanzas de su maestro Obi-Wan en un Jedi, como su padre. Y los demás, están todos al servicio de la rebelión. Sin embargo, al final, sabremos que todos están unidos por una única y legítima causa. El universo conspira para su unión y para arrastrarlos en el camino que el destino les ha marcado.

Detrás de la historia de Skywalker hay, sin embargo, una oscuridad que nos invitan a descubrir en los próximos episodios, pues Obi-Wan explica que Darth Vader fue su discípulo, pero decidió inclinarse al lado oscuro de la Fuerza, y traicionar.

Entonces, la carnada había sido lanzada. En esta primera entrega, Lucas, se encargó de atrapar al público mediante una cinta, que forma parte de una saga con estructura narrativa novedosa, al comenzar con un episodio IV, es decir, episodios en “desorden”. Se terminaría la saga y hasta décadas después sabríamos de la oscura historia del pasado de la familia Skywalker.

Mediante esta cinta, que además de contar con un guión muy bien trabajado, actuaciones grandiosas, tan amenas por su complicidad y comicidad y desde luego los efectos especiales innovadores para su época, creados por Industrial Light & Magic (compañía creada únicamente para desarrollar los efectos de Star Wars), se puso un antes y un después al cine de ciencia ficción, un punto de quiebre tan importante como la explosión de la gran nave, que simula una Luna, del Imperio.

El mundo conoció por vez primera el término Fuerza, y desde ahí la frasecilla “que la fuerza te acompañe” es ya tan reconocida como cualquier bendición religiosa.

George Lucas es, en fin, el creador de una obra que está en la cima del cine, a pesar de sus defectos en estas primeras tres entregas “clásicas” y los ligeros descalabros de las próximas. En además un fenómeno de masas, sin duda. Es vendimia y consumismo al por mayor, pero también, magia y capacidad para soñar. Para imaginar. Para creer.

¡Viva Star Wars, viva el cine!

Star Wars: Episode IV – A New Hope, EUA, 1977. Dirección: George Lucas. Guión: George Lucas. Actuación: Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, James Earls Jones, Peter Cushing, Alec Guinness, Peter Mayhew, Kenny Baker, Anthony Daniels. Fotografía: Gilbert Taylor. Música: John Williams. Duración: 121 min.

Anuncios

2 comentarios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s