The Square. Las contradicciones del arte, del mundo

thesquare_cinevive

Por Ernesto Rizo

En el mundo contemporáneo se actualizan diversas contradicciones que conforman a su vez la Gran Contradicción que representa un tiempo como el nuestro. Las diferencias de clases (de las que teorizó Marx) siguen siendo un tema que, incluso según se lea desde la contemporaneidad, provoca, como desde hace siglos, una paradójica reflexión sobre un sistema capitalista que se vale de eso mismo para prevalecer.

El director sueco Ruben Östlund continúa con sus pretensiones de reflejar a través del cine las contradicciones y paradojas del mundo contemporáneo. Lo había hecho con sus anteriores cintas (principalmente Fuerza mayor del 2014); lo hace ahora con The Square, ganadora de la Palma de Oro del más reciente Festival de Cannes.

En esta cinta, se vale del tema del arte contemporáneo para mostrar esas grietas, esas heridas que existen aún en la Europa actual, un continente en el que se supone que muchas de las diferencias de clases se han aminorado (esa era la promesa de la Europa Unida) y que, sin embargo, como el propio capitalismo, perduran.

El estupendo Claes Bang interpreta a Christian, un curador y director de un museo de arte contemporáneo que, además de tener sobre sus hombros la responsabilidad de dirigir el recinto, lidia con situaciones absurdas provocadas por él mismo, por su propio egoísmo. Todo se desencadena con cuatro situaciones clave: sufre un robo de forma peculiar, planea como recuperar sus pertenencias, tiene sexo desinteresado con una periodista de arte llamada Anne (siempre oportuna Elisabeth Moss) o aprueba en un lapsus de desinterés una campaña de redes sociales para publicitar el museo, lo que provoca un desastre mediático que lo lleva al borde de la desesperación. Todo lo que, mediante una estupenda comedia, se va desarrollando hacia un final marcado por la pretensión del mismo de reivindicarse gracias a la culpa.

Y ahí está el otro gran tema que toca Ruben Östlund en esta cinta, como también lo hizo en Fuerza mayor: el egoísmo masculino. Es un tema que en esta película es exhibido de manera tan divertida como esclarecedora, gracias a la interpretación de un Claes Bang que es todo el tiempo una especie de sordomudo de todas aquellas circunstancias sociales que ocurren a su alrededor, pues vive enclaustrado en su propio mundo sostenido por una posición de poder.

La figura del personaje principal sirve como vehículo formal para el tratamiento de los dos grandes temas de la película. Y con ingenio en la forma y en el discurso, la película nos va arrojando los otros posibles temas a reflexionar. La comedia es el vehículo discursivo que, sin embargo, resta toda la solemnidad o quita lo panfletario que pudo tener una denuncia (porque hay una profunda denuncia del estado actual de las cosas en esta película) del rumbo del mundo hacia la posmodernidad en la que los valores político-económicos, sociales y artísticos se ven trastocados por una directriz: la que marca el dinero, la que define el poder.

Hay en The Square una excelente y muy disfrutable contradicción en su estructura: la forma es sobria, mostrándose mediante una fotografía fina, sutil, siempre privilegiada por la cámara fija como el cuadrado que titula la cinta; mientras que en su discurso, la comedia toca niveles de absurdo que hacen imposible soltar la carcajada.

La cinta se erige como una crítica al arte contemporáneo, desde la línea de Christian que dice que si pusiera una bolsa en el suelo la gente creería que es arte, pero no se estaciona ahí, sino que va construyéndose (también como pieza artística) como una punzante, fina, estimulante y muy divertida disertación sobre el rumbo del mundo contemporáneo y posmoderno. ¿Es acaso Christian tan solo el personaje que refleja la metáfora de los líderes mundiales, absortos en su ego y que, sin embargo, marcan el rumbo de los estados? ¿Sus decisiones más que racionales son tomadas según circunstancias tan absurdas como las que suceden en la película? ¿Es acaso el rumbo del mundo uno en el que la línea entre la preocupación más atroz y la comedia más grotesca es casi imperceptible?

En todo el año, preocuparse por el mundo no había sido tan divertido gracias al cine y a esta película.

The Square, Suecia-Alemania-Francia-Dinamarca, 2017. Dirección: Ruben Östlund. Reparto: Claes Bang, Elisabeth Moss, Dominic West, Terry Notary… Fotografía: Fredik Wenzel. Duración: 142 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s