Atlanta. No sólo de rap vive el hombre

atlanta_cinevive

Por Juan Manuel Arriaga

En los barrios de la capital de Georgia está naciendo una nueva estrella: Alfred “Paper Boi” (Brian Tyree Henry) se hace llamar y su rap parece haber hipnotizado a buena parte de la población local, ya que por las calles uno que otro lo reconoce y hasta canta alguna de sus canciones. Pero Paper Boi, antes que disfrutar la fama, la detesta; odia ser el centro de atención y en los bares donde se presenta siempre luce una cara de hastío ante el hostigamiento de fans, oportunistas y personas de genéricos perfiles.

Donald Glover, el creador y coprotagonista de esta historia ácida y melancólica, interpreta, por su parte, al primo de Paper Boi, Earn, quien intenta sobrevivir laboralmente y encontrar “su lugar” en este entorno que se le presenta hostil y prejuicioso. Su línea argumental corre paralela a la del su primo rapero, pero en realidad la toca en pocos puntos: es el típico perdedor que abandonó el colegio, embarazó a su novia y vive al día con el poco dinero que hace en un empleo mediocre, viendo cómo otros hacen su camino de ascenso.

La combinación de ambos personajes, durante la serie, ofrece muestras de genuino humor involuntario, crítica social y ácida comedia. Sus puntos fuertes son un humor poco genérico (aunque con un toque tradicionalista), reacciones altamente realistas que parecen sacadas de escenarios de la vida rural y su creación de un mundo singular que toca aspectos variados de la cultura, la sociedad y el espectáculo.

Sí, ese Paper Boi es representación de todo lo indeseable que puede llegar a ser un artista: alcohólico, drogadicto, perezoso, asesino y grosero, este rapero de Atlanta moldea una personalidad bastante nefasta en su ascenso al estrellato; carece de malicia, no es un tipo buscapleitos como tal, por lo que su psicología nos parece graciosa y hasta empática, pero a fin de cuentas uno termina por darse cuenta, a través de él, que Norteamérica está llena de personas muy extrañas que piensan que sólo por vivir en ese país pueden buscar fama efímera y dinero fácil.

https://www.youtube.com/watch?v=MpEdJ-mmTlY

La serie es atractiva, es interesante, pero realmente poco es el significado que se puede obtener de ella (y, al ver una serie, uno lo que pretende es que de algún modo ésta tenga significado). Es la vida de un artistoide local que poco a poco gana fama, al que acompañan en su tortuoso trayecto un primo suyo y un amigo, nada más. Su creatividad no está puesta en los objetivos que persigue, sino en los aconteceres que nos muestra en el camino; no hay promesas de redención, no hay muestras de grandilocuencia o de novedosa narrativa, no hay realmente un objetivo trazado que nos deje ver siquiera que esta serie conduce a algo remarcable, a una enseñanza o a una metáfora moral.

Pero lo que nos enseña en el camino es lo que vale la temporada completa. Como dije antes, Paper Boi es un arquetipo, una alegoría si se quiere, pero hasta ahí. La crítica que hace de la sociedad norteamericana es lo que le da valor a su narrativa, pues se mete con problemas cotidianos como la falta de responsabilidad y sus consecuencias, la falta de educación como piedra angular del vicio, los estereotipos y la discriminación (no por nada, un 90% del cast es afroamericano). Incluso, hay todo un capítulo dedicado a criticar la ideología de género y la parcialidad de los medios de comunicación de forma bastante corrosiva, como si de un malestar global se tratara.

Atlanta también tiene momentos bellos; muy escasos, pero los tiene. Se nota que el pesimismo era el principal motor de su creador, por lo cual en casi toda la temporada se percibe una atmósfera densa de hastío con el mundo. Claro, es una comedia, una de humor negro, y esa mescolanza de humor y pesimismo le dan el toque original que la serie desarrolla y que se narra de forma bastante simple, sin complejidad argumental ni fotografía atrevida.

Todos los personajes son carentes de algo, tienen grandes defectos intelectuales y no hacen esfuerzos por disimularlos. Al contrario, eso les ha granjeado cierta fortuna y cierta felicidad.

Parece que esta serie es una oda a la buena suerte que sigue a los que no piensan demasiado, esa buena suerte que se conforma con fama efímera, algunos dólares gratuitos y caminos fáciles. Además, también la serie aborda elegantemente el tema de las crisis existenciales que tenemos a lo largo de la vida, así como la idea de que las obligaciones, quiera uno o no, nos atan a nuestros mundos personales.

El final de la temporada es, creo yo, el más emocional y tal vez para esto nos preparaban los 9 capítulos precedentes. Esas últimas escenas llegan realmente a momentos intensos de reconciliación (un asesinato, de hecho, se atraviesa en el camino) y la crítica social vuelve a aparecer manifestando inconformidad.

Es por eso que, como crítico entusiasta de esta serie e interesado por su progreso, lo menos que puedo esperar de su segunda temporada es un desarrollo más profundo de los personajes y algún giro de tuerca que muestre algo realmente significativo, una enseñanza moral más definida o un mensaje más cálido para las generaciones que quizá están creciendo con esta serie como ejemplo de vida en las calles de clase media de Nueva York, Chicago o de California.

Atlanta, Estados Unidos, 2016-. Creador: Donald Glover. Reparto: Donald Glover, Brian Tyree Henry, Keith Stanfield, Zazie Beetz. Serie original de FX. Duración: 23 min. aprox. (cada episodio).

Sigamos conversando acá:

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s