El acelerado y violento rato con Good Time

GoodTimeCinevive

Por Mauricio Hernández

La velocidad de la noche. Aunque no es necesariamente el hilo conductor del tercer largometraje a cargo de Benny y Josh Safdie, es una idea que me pasaba mientras lo veía. En realidad, Good Time trata sobre la odisea de Connie Nikas (Robert Pattinson… Sí, Robert Pattinson), un ladrón que busca, por cualquier medio, liberar a su hermano discapacitado mental y herido tras los efectos de un atraco fallido.

¿Por qué me llegó la idea anterior? Bueno, pues por el desenfreno de las acciones en pantalla. En una noche y cacho (de tiempo argumental), los directores demuestran gran capacidad para retratar un verdadero viacrucis urbano, desarrollado en una fea cara de la ciudad de Nueva York. En buena parte se exhiben a varias figuras desencantadas —mayormente jóvenes— y en dificultades; seres que atraviesan problemas y que, al igual que el protagonista, sobreviven día a día. Distinto al estilo de otros grandes maestros del género como Scorsese (el padrino de estos cineastas) o Hitchcock, quienes no escatiman en tiempo y desarrollo para sus historias, los Safdie, sin descuidar algún elemento de la fundamental construcción del suspenso, otorgan su toque a este thriller en la creación de un ambiente que brinda la sensación de agilidad temporal. La trama no da descanso (ni ganas de quererlo) al espectador que en todo momento observa el progreso de la trama con congruentes conexiones entre todos los veloces sucesos.

Insisto en mi sorpresa con Robert Pattinson, a quien recordamos por un icónico papel, usted ya sabe cuál. Si bien, el exídolo adolescente ya había mostrado ciertas cualidades (véase Cosmópolis y Mapa a las estrellas) para apartarse de ese cuestionable pasado, en esta oportunidad actúa como nunca para quemar el yugo de esa asquerosa trilogía. Pattinson interpreta con gran sofisticación a un excluido de la sociedad funcional, conflictuado y exageradamente concentrado en conseguir su objetivo. También, Benny Safdie —el director— logra autodirigirse en el sentido adecuado para encarnar con eficiencia a un adulto con problemas mentales, propenso a la violencia y dañada por vivencias duras.

La atmósfera sonora es sumamente virtuosa al valerse de música electrónica —similar al común estilo europeo— de Oneohtrix Point Never para construir los espacios con tensión desbordante. La cámara, al igual que los personajes, casi siempre está intestable y siguiendo a los mismos, pero también vemos algunos fijos y otros planos distintos como un llamativo cenital que sigue el desplazamiento de los automóviles. No puede faltar el reconocimiento al departamento de arte que consigue mostrar escenarios de marginación con fidelidad y realismo.

Este es un buen ejemplo de eficacia fílmica: una cinta con un argumento sencillo sin caer en la falta de elaboración o en la banalidad, con apropiada labor histriónica y una realización provechosa para conjuntar un producto disfrutable y de gran potencia. Con un final anticlimático, pero entendible, Good Time es una atractiva exploración a los entornos suburbanos, un thriller dinámico, una obra cinematográfica de enormes virtudes y que expone indicios de maduración en los hermanos directores y en el estelarista.

Good Time, Estados Unidos, 2017. Directores: Benny y Josh Safdie. Guion: Ronald Bronstein y Josh Safdie. Actúan: Robert Pattinson, Benny Safdie, Taliah Webster, Jennifer Jason Leigh. Fotografía: Sean Price Williams. Música: Daniel Lopatin (acreditado como Oneohtrix Point Never). Duración: 106 min.

Puede decirme de todo en:

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s