The Post: los oscuros secretos del Pentágono, crítica

thepost_cinevive2

Por Juan Manuel Arriaga

Cuando la unión hace la fuerza

Un magnífico Steven Spielberg hace gala de una de las piezas dramáticas más inteligentes de su carrera. Dotada de una fuerza discursiva impresionante a través de un trabajo de edición y un guión superlativos, The Post viene a las pantallas del mundo a dejar en claro que la libertad de expresión será siempre un derecho por el que vale la pena arriesgar hasta la vida. ¿Puede un gobierno, ese monstruo sin forma y sin tiempo que arrebata todo cuanto quiere de sus ciudadanos, derrotar el humano anhelo de decir lo que se piensa o de escribir lo que se sabe?

En medio de una apabullante carrera por manifestar la verdad al mundo, el Washington Post, periódico dirigido por el brillante personaje de Meryl Streep, Katherine Graham, compite contra un New York Times cargado con información clasificada acerca de los traspiés e intromisiones que el Pentágono ocultó durante años sobre la guerra de Vietnam. Pero al poderoso New York Times comienzan a oprimirlo las cadenas de la censura y la sola decisión de unos cuantos héroes en el periódico de Graham, liderados por Ben Bradley (Tom Hanks), su editor ejecutivo, logra romper el silencio de los medios al revelar dicha información, a cuya causa vemos aunarse a una decena de periódicos más en una clara rebelión editorial tan inspiradora como la mejor de las historias de triunfo.

Vietnam… ¡oh, nuevamente la eterna Vietnam! Como si no hubieran dicho ya bastante las cintas de Kubrick o Coppola. ¿También ahora Spielberg? No realmente; las de aquellos ya hablaron sobre la verdad de la guerra, sobre la patología de matar y dominar. Spielberg viene a hablarnos de las mentiras que se fraguaron en torno suyo. Acá toca ver no lo que el campo de batalla atestiguó (sólo una escena al inicio nos introduce en materia), sino lo que se cosechó en Norteamérica a raíz de su fracaso. Y nos toca verlo con la misma indignación con que las madres y padres vieron partir a sus hijos hacia un destino irreparable.

Precisa, bien documentada y llena de tensión, así es The Post. Su brillantez llega de la mano de sus protagónicos y nos hace ver un arduo trabajo de dirección, a la vez que largas jornadas de edición que dejaron un material fílmico formidable y astuto, pues se trata de una historia llena de significado y cuya trama soporta varias lecturas, como la importancia de la toma de decisiones audaz y la resistencia frente a la adversidad.

Pero no sólo se trata de una gran historia crítica y reflexiva, sino también de una profunda exploración de los rincones más oscuros de la conciencia humana. Uno no puede dejar de sentir un profundo sentimiento de desconfianza acerca de todo cuanto oye y de todo cuanto lee en un medio de comunicación, más si implica la intromisión de potencias estatales capaces de doblegar y censurar personas. Y es que esta película se encarga, por ello, de ir a la raíz de los asuntos y cuidar de presentarnos, con precisión de espía, los diferentes procesos por los que fluye la información hasta convertirse en la valiosa tinta y papel que circula a diario, desde temprano, por las arterias de una ciudad.

Es, pues, una película que se mete hasta lo íntimo de la información, hasta la desnudez más trágicamente expuesta de una noticia, de un secreto, de un documento. Aunado todo ello a un intrínseco dinamismo es que esta cinta logra mantener la atención de un auditorio que sigue con agilidad los diferentes sucesos que, dicho sea de paso, cambian constantemente, se deforman y se entrecruzan, como los disparos en una guerra o los tipos móviles en una oficina de impresión.

Nada está quieto en esta cinta, todo corre, todo fluye y se apresura hacia una espiral mediática que parece una verdadera guerra entre quienes manifiestan su deseo de informar verazmente y quienes tienen una razón maquiavélica para mantener en secreto lo que perjudica la reputación de un gobierno.

The Post tiene también en su haber la proeza de prometer demasiado y cumplir. Se vende al público con un aire de misterio y urgencia, como lo haría un thriller o una cinta de espías, y no falla; una vez que el espectador sale de la sala, queda con él la grata satisfacción de haber visto una película de calidad y significado genuinos.

¿Qué es más importante que la información para un medio de comunicación? Sin duda, lo que nos ha hecho humanos desde el principio: la capacidad para decir lo que queramos y el derecho para hacerlo. Esta película nos lo hace valorar merecidamente.

El cine es tiempo y de tiempo está hecha la vida.

The post, Estados Unidos, 2017. Dirección: Steven Spielberg. Reparto: Meryl Streep, Tom Hanks, Sarah Paulson, Bob Ondenkirk, Tracy Letts, Bradley Whitford, Bruce Greenwood. Guión: Liz Hannah, Josh Singer. Fotografía: Janusz Kaminski. Nominada al Óscar en las categorías de Mejor Película y Mejor Actriz. Duración: 116 min.

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s