Love, segunda temporada, crítica

love_cinevive

Por Juan Manuel Arriaga

¿Qué es eso a lo que llaman amor?

¿Qué es el amor? Tal vez nunca sepamos; lo que sí sabemos es cómo se siente el amor, cómo nos hace sentir y cómo sabemos que estamos enamorados. Love vuelve a las pantallas de Netflix para un siguiente escaño que sube el tono en este melodrama tan interesante como melancólico al regalarnos nuevas de las aventuras con que Gus (Paul Rust) y Mickey (Gullian Jacobs) enredan sus vidas privadas.

La temporada pasada finalizó con el gran acercamiento de ambos protagonistas a una relación de pareja, por lo cual a lo largo de esta segunda entrega veremos la evolución y consecuencias que esa relación ejerce sobre sus destinos. Dispuestos ahora a sacrificar su pasado y parte de su identidad personal, Gus y Mickey empiezan siendo una influencia benéfica el uno para el otro, pero, así en la tierra como como en el paraíso del amor, surgen complicaciones que los llevarán a cuestionarse si están conduciendo su vida juntos de la mejor manera y, más aún, si en realidad esos sacrificios mutuos valen el amor y la atención que reciben de su respectiva pareja.

La puesta en escena de esta temporada tiene ya un sabor diferente y pareciera como si la serie entera nos anunciara que tiene un plan para calificar las etapas por las que los personajes atraviesan estando juntos: los conocimos en la primera entrega como un par de desconocidos que llegaron a gustarse y a atreverse, pese a sus dudas y su pasado, a cambiar; en este segundo bloque los conocemos como dos seres humanos con altibajos, que sienten temor, desconfianza, celos e insatisfacción mientras se descubren mutuamente, aunque también serán capaces de saberse queridos y valorados. ¿Cómo serán en la tercera temporada? ¿Cómo serán ambos para su público que espera ansioso el estreno de las nuevas aventuras, encuentros y situaciones por las que atravesarán luego de haber completado otro ciclo más en su relación? En lo personal, espero verlos encontrando un camino de sabiduría que sea el mediador entre sus personalidades tan dispares y que por fin ambos se vean influidos para bien por el otro… Tal vez hasta un matrimonio podemos teorizar (sólo digo).

Acá se cuestiona no ya la necesidad de cariño y el desbalance que provoca el desamor, sino la fidelidad y la forma en que se puede probar. Acontecen situaciones inesperadas y vuelven personajes que ya hemos conocido de la temporada precedente para complicar las cosas, por lo que hay que estar atentos a los azares que se avecinan para disfrutar, por un lado, de su comicidad y simpatía, pero para reflexionar, por otro lado, con su profundidad moral y llorar incluso con las desventuras.

La serie se atreve ahora a salir de su natal Los Ángeles para entrar ya en el terreno de la larga distancia y el descubrimiento de nuevas sensaciones. Lo mismo que con el éxito laboral o la amistad cuestionada, esta temporada golpea duro en el terreno de la incertidumbre para hacernos tener aún más empatía con un ingenuo Gus y con una soberbia Mickey. Acá ya no hay como tal una búsqueda de balance, como esbocé en mi crítica a la primera temporada, sino más bien una insistente lucha de los protagonistas por vencer la incertidumbre, por hacer las cosas más claras a su favor y de entender quizás un poco del complejo bagaje emocional que les atañe a ellos mismos y a su relación.

Muchas cosas permanecen donde están, como los roles que juegan los personajes de reparto en la vida de ambos o el carácter moral que los ha definido desde el principio. Ese es un gran acierto de los realizadores de esta serie, porque así podremos suponer, como yo antes, a dónde los llevará esta serie de eventos que parece no darles espacio ni momento para consumar una relación saludable.

Love merece crédito no por decirnos algo nuevo sobre el amor, ni siquiera por intentar definirlo, sino por hacernos ver cómo se siente y cómo se presupone que se tiene. Como dijo una vez un sabio poeta romano (Horacio): “A todos nos obligan las mismas necesidades”.

El cine es tiempo y de tiempo está hecha la vida.

Love, Estados Unidos, 2016-. Creadores: Judd Apatow, Lesley Arfin y Paul Rust. Reparto: Gillian Jacobs, Paul Rust, Claudia O´Doherty. Serie original de Netflix. Duración: 30 min aprox. (Cada episodio).

Anuncios

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s